A la luz de múltiples acusaciones por acoso, abuso y agresión sexual en contra de figuras de la industria cinematográfica como Harvey Weinstein y Kevin Spacey, la junta que conforma la Academia del Óscar (Academia de Artes y Ciencias Cinematográficas, AMPAAS por sus siglas en inglés) ha aprobado nuevos procedimientos para garantizar la seguridad de sus miembros, y que estos a su vez, tengan la oportunidad de reportar cualquier mal comportamiento que viole los códigos de conducta establecidos por la Academia en diciembre pasado.

Los estándares que fueron aprobados por la junta de gobernadores de la AMPAAS, explican cómo los individuos pueden reportar alegatos de mala conducta de sus miembros en el área de trabajo:

“La meta de la Academia, no es ser un cuerpo de investigación, sino asegurar que cuando un reclamo sea hecho, será sujeto a un proceso justo y metódico. Este proceso determinará si se presentará un reclamo a la junta para una posible acción relacionado con el estado de membresía,” asegura el CEO Dawn Hudson a través de un correo enviado a sus miembros.

La información explica que el proceso para hacer un reclamo es mediante un vínculo seguro en la página web de la Academia, o por medio de una llamada telefónica al departamento de miembros. Dichos alegatos deben estar respaldados por evidencia tal como testigos, una persona a la que se le haya confiado la violación del código de conducta, un reporte por escrito contemporáneo, o evidencia que el alegato es parte de un patrón establecido. El reclamo será enviado al comité organizador de la Academia, donde se decidirá el tipo de acción que se tomará.

El comunicado explica que solamente la junta puede decidir si suspende o expulsa a un miembro. Dicho miembro a su vez, tendrá diez días para apelar cualquier decisión.

La Academia se integra por 8,427 miembros.

No hay lugar en la Academia para las personas que abusan de su estatus, poder o influencia, en una manera que viola los estándares reconocidos de la decencia.

La junta de la Academia convocó nuevos códigos de conducta luego de las acusaciones por acoso y abuso sexual que han envuelto en polémica a reconocidas figuras de la industria del entretenimiento, emergidas a partir del pasado mes de octubre. Estos nuevos códigos se lograron consultando a un grupo conformado por profesores de éticas, negocios, filosofía, y abogados de Georgetown, Harvard, Notre Dame y Stanford, así como a expertos en recursos humanos y acoso sexual.

El 5 de octubre de 2017, el New York Times publicó una pieza de investigación que relataba el acoso, abuso y agresión al que más de 80 mujeres fueron sometidas por el antiguo magnate Harvey Weinstein. Nueve días más tarde, la Academia tomó la decisión de expulsar a Weinstein, convirtiéndose en apenas la segunda persona en ser expulsada de la organización, y la primera por razones relacionadas al abuso sexual.

Desde entonces, el público no ha parado de recordarle a la junta, que Roman Polanski –quien se declaró culpable de mantener relaciones sexuales ilegales con una menor y huyó del país– Bill Cosby, Stephen Collins y Kevin Spacey aún son miembros de la Academia, y piden que se tomen acciones.

Tal vez esto sea un paso en la dirección correcta.

Advertisements
Anuncios

Tagged: