De todas las experiencias sociales que se han visto abruptamente frenadas en este periodo de contingencia, es precisamente el acudir a las salas de cine. Y al parecer, existe una curiosa dicotomía en cuanto a esta situación, pues por un lado, con la gran cantidad de servicios de streaming disponibles en esta época, mucha gente parece no echarlo de menos, e incluso muchos cinéfilos han aprovechado para ponerse al día con varias cintas que no habían podido ver anteriormente.

Pero por otro lado, la experiencia de la pantalla grande – que es básicamente lo que ha mantenido vivas a las salas en esta época – sigue siendo parte indispensable del gusto de los aficionados, muchos de los cuales realmente están impacientes por volver a una de ellas. Y por otro lado, es un hecho de que, mientras más se alarga la contingencia, hay más estrenos que se han ido atrasando, y que han comenzado a impacientar desde a los cinéfilos en general, como a los fans de las más diversas franquicias.

La cuestión es que, una vez que la contingencia se haya terminado, y los cines reabran sus puertas, tendremos dos reacciones contradictorias. Por una parte, todos los que habían esperado por semana, acudirán a las salas lo más pronto posible, mientras que los más cautos seguramente esperarán un par de semanas más antes de acudir a lugares más concurridos, por lo que, seguramente, pasará algo de tiempo antes de que podamos hablar de «normalidad» dentro de las salas.

Advertisements
Anuncios
Tagged: