La Navidad se acerca, y las películas alrededor del tema ya han llegado. Navidad con los Cooper presenta un elenco que abarca generaciones (desde la participación de talentos jóvenes como Amanda Seyfried y Olivia Wilde, en comparación al regreso de Diane Keaton, que al fin parece encontrar un camino de interés y dignidad después de algunos fracasos (¡Porque lo digo yo!) El tema y los personajes están puestos, ¿pero hay algo que separe a esta cinta de la potencial competencia con el acercamiento del Nuevo Año? Curiosamente, si.

love-the-coopers
Navidad con los Cooper presenta a un gran elenco

Navidad con los Cooper es una pieza de ensamble, centrada alrededor de una celebración navideña que cumple y al mismo tiempo cuestiona todos los clichés de la ocasión: Charlotte (Keaton) se esmera por reunir a su peculiar familia en lo que -según ella – es un último momento de felicidad antes de anunciar la separación de Sam (John Goodman), su marido tras 40 años de matrimonio. Pero no todos los integrantes de la familia Cooper están de acuerdo con la percepción optimista de Charlotte, empezando por su hija Eleanor (Wilde), quien ve el mayor enfrentamiento de su inseguridad emocional al encontrarse con un soldado (Jake Lacy) fundamentalmente opuesto a su personalidad, pero que aún decide utilizar como novio de fachada para evitar las constantes críticas de su madre. Está también la historia de Bucky (Alan Arkin), un anciano ocasionalmente imaginable como el primo lejano de Larry David, que sufre por la súbita mudanza de Ruby (Seyfried) una mesera que ha inspirando por años una serie de visitas al café donde trabaja. Hank (Ed Helms) vive atrapado entre un divorcio que parece atormentar a uno de sus hijos (Maxwell Simkins), mientras el otro (Timothée Chalamet) busca un despertar adolescente con la alegre trabajadora de un centro comercial, y mala suerte en encontrar un nuevo trabajo. Finalmente, Emma (Marisa Tomei), hermana menor de Charlotte, busca recuperar un sentido de identidad durante un imprevisto viaje con Percy, (Anthony Mackie), un policía que guarda sus propios secretos.

Historias como la de Charlotte (Diane Keaton) y Sam (John Goodman) terminan funcionando gracias a un buen guión y actuaciones sin interrupción
Historias como la de Charlotte (Diane Keaton) y Sam (John Goodman) terminan funcionando gracias a un buen guión y actuaciones sin interrupción

La trama, escrita por Steven Rogers, es un caso de mayor cantidad que atención al detalle: algunas historias no están particularmente bien cuidadas (la de Emma y Percy sirve de mejor ejemplo), mientras que otras ofrecen un ingenioso cambio de perspectiva sin ser del todo empalagosas, en parte gracias a la actuación sin molestia de sus personajes (como ocurre con la historia de Eleanor y Percy) Detrás de los villancicos y banquetes reside un miedo emocional que, sin llegar (mi necesitar hacerlo) a extremos trágicos, si adquiere una verosimilitud y empatía. Navidad con los Cooper tendrá a la Navidad como su centro, pero la directora Jessie Nelsonprioriza el drama antes de los villancicos. Esto se vuelve particularmente apreciable durante las discusiones de Charlotte y Sam, dos personas con furiosa inseguridad por abandonar una mitad de sus vidas, y un factor que se vuelve profundamente entrañable con las actuaciones de Keaton y Goodman, respectivamente.

Navidad con los Cooper está pensada para hacer que su público se sienta bien, pero el éxito se logra no mediante la Navidad como excusa, sino la ejecución astuta de una narrativa cinematográfica: el silencio reina ante el enfrentamiento dramático de los personajes, y a la hora del montaje musical, la dulzura previamente planeada se siente mucho más real. El cine, finalmente, puede traer emoción humana, y Navidad con los Cooper conquista este elemento, independientemente de la relativa obviedad de su trama, porque deja a sus actores trabajar. En cuanto a regalos de Navidad y regalos teatrales, eso nunca es una mala idea.

Manuel Cruz

@cruzderivas

Advertisements
Anuncios
Tagged: