La lucha continúa: Jennifer Lawrence contra la desigualdad salarial en Hollywood

| |

No cabe duda de que Jennifer Lawrence es una de las actrices que más está luchando contra la desigualdad en la industria del cine. Desigualdad a todos los niveles pero en esta ocasión la actriz ha escrito un artículo para hablar de la desigualdad salarial que existe entre hombres y mujeres. La actriz ha escrito para Lenny, el medio online feminista que dirige Lena Dunham. Actrices como Emma Watson o Jessica Chastain han aplaudido las palabras de Jennifer Lawrence.

Me resulta complicado hablar de mi experiencia como mujer trabajadora, porque sé que no es fácil identificarse con mis problemas. Cuando Sony sufrió el hackeo de sus servidores, y descubrí que yo cobraba menos que mis afortunados compañeros con polla, no me enfadé con Sony sino conmigo misma. Fallé como negociadora porque me rendí pronto. No quería seguir luchando por unos cuantos millones de dólares que, francamente, y gracias a dos franquicias, no necesito (ya os dije que no era fácil identificarse con esto, no me odiéis).

Pero si soy honesta conmigo misma, estaría mintiendo si no dijese que el deseo de agradar influyó en mi decisión de cerrar el trato sin una lucha real. No quería parecer una chica "difícil" o "mimada". En ese momento me pareció la mejor decisión, hasta que descubrí que los hombres, cuando negocian, no se preocupan por parecer difíciles o mimados.

Hace unas semanas en el trabajo me dije que iba a expresar mi opinión de forma clara y sin gilipolleces. Sin agresividad, pero con rotundidad. El hombre con el que estaba trabajando (en realidad, él trabaja para mí) me soltó: "¡Eh, que aquí estamos todos en el mismo equipo!", como si yo le hubiese dicho algo a gritos o de mala manera. Me sorprendió, porque nada de lo que le dije podía resultar un ataque personal, algo ofensivo o malo. Día a día escucho y veo hombres expresar su opinión exactamente del mismo modo, y sin embargo pudo dar la sensación de que yo había dicho algo hiriente.

Jeremy Renner, Christian Bale, y Bradley Cooper lucharon y lograron negociar contratos poderosos por sí mismos. En todo caso, estoy segura de que fueron elogiados por ser feroces y buenos estrategas, mientras yo estaba preocupada por no aparentar ser una mocosa y no conseguir mi parte justa. Esto podría no tener nada que ver con mi vagina, pero ví que no estaba completamente equivocada cuando otro correo electrónico filtrado de Sony reveló que un productor, en referencia a una compañera (se refiere a Angelina Jolie) la definía tras una negociación como una niña mimada.

Contundentes palabras las de Jennifer Lawrence contra la desigualdad salarial. La verdad es que hay que aplaudir su valentía. Aunque no es la primera vez que lo hace, ni ella, ni otras actrices.

Son cada vez más las actrices (y no sólo actrices, sino también directoras, guionistas, productoras y demás trabajadoras de la industria del cine) que comienzan a quejarse por la desigualdad en la meca del cine entre hombres y mujeres. Hartas del machismo, traemos la opinión de nueve actrices acerca de esta lamentable situación.

Jennifer Lawrence

No quería ganarme la fama de difícil o mimada, y eso me pareció una buena idea, hasta que vi la lista de salarios en internet y me di cuenta de que nadie calificaba de ‘difíciles’ o ‘mimados’ a esos tíos con los que estaba trabajando.

Estoy harta de buscar formas ‘adorables’ de decir estas cosas y seguir gustándole a la gente. A la mierda con eso. (…) Jeremy Renner, Christian Bale y Bradley Cooper han negociado sus contratos con fuerza, y han tenido éxito. Para ellos, la única consecuencia fue que la gente les elogiase por ser tipos duros y astutos, mientras que yo estaba preocupada por no quedar como una niñata y, debido a eso, me quedé sin lo que me correspondía.

Ellen Page

Los actores hetero no tienen por qué esconderse.

La idea es que no puedes trabajar en esto y ser gay. O, mejor dicho, que no puedes ser actor o actriz, ser gay y estar fuera del armario. Es una idea en la que he creído, a la que he escuchado y en la que he participado por alguna razón. Ahora me siento culpable y, sobre todo, pienso que debería haberme sentido culpable entonces.

Emily Blunt

La lista es muy corta, porque no suele haber mujeres en ese tipo de papeles. Así que, en cuanto haces un papel así, como Charlize [Theron] o Rebecca [Ferguson, Misión: Imposible – Nación secreta] te quedas en una lista en la que estamos cuatro, más o menos. Y ‘Jen’ Lawrence. Y Angelina Jolie. Así que somos cuatro, y siempre se habla de nosotras cuando se trata de según qué películas.

Mis tetas y yo no llegamos a un acuerdo sobre el tema.

Maisie Williams

Quiero interpretar mujeres de verdad, no mujeres idealizadas o floreros.

Es muy difícil encontrar personajes que no son sólo la novia de alguien.

Cuando te llega un guion, el protagonista masculino siempre va presentado por una descripción del tipo ‘Jason, 36 años, fuerte, cachas, rápido e ingenioso’. Y luego ves la descripción de su novia: ‘Sarah: es rubia y está buena’. Y ahí lo tienes: ese es tu personaje.

Kristen Stewart

Hollywood es tan sexista que da asco.

Me han hecho ofertas que eran verdaderas locuras, en plan ‘¿Que voy a hacer la película y la voy a promocionar, pero no me van a pagar lo mismo por ello? ¿Qué coño me estás diciendo?

Se enteran de que van a cobrar más que tú por el mismo salario y lo único que piensan es “¡Yujú!

Jessica Chastain

Hay algunas actrices increíbles con más de 50 y 60 años que no están recibiendo oportunidades. Que alguien diga que hay muchos papeles para mujeres de esa edad… ese alguien es una persona que no va al cine.

Creo que Russell Crowe sigue metiendo la pata cada vez que abre la boca.

Maggie Gyllenhaal

Tengo 37 años, y hace poco me dijeron que no era lo bastante joven para hacer de novia de un tío de 55.

Primero me sentí mal, después me enfadé y, por último, me reí.

Helen Mirren

Es jodidamente indignante. En serio, es ridículo. No sabes cuánto me cabrea. Todas hemos visto películas de James Bond, y hemos visto cómo Bond se iba volviendo más y más geriátrico mientras sus parejas eran cada vez más jóvenes…

Cate Blanchett

En el lugar del Señor Oscuro pondrás una reina.

En esta industria, como en tantas otras, hay una ley no escrita que dice que las mujeres no pueden meter la pata.

Mira la cantidad de directores a los que se les da una segunda oportunidad: si sus películas no van bien, por la razón que sea, en ocho o doce meses estarán de vuelta, con alguien respaldándoles. Pero, si una mujer ha dirigido la película, el marketing hace hincapié en ello, algo que por una parte te da ganas de estar contenta, pero por otro lleva consigo una presión considerable, a ver si la cosa funciona o no.

Más noticias al respecto

“Los problemas relacionados con el género”. Esa parece ser la premisa para que el gobierno de los Estados Unidos vaya a tomar la decisión de investigar la industria del cine. La Comisión para la Igualdad de Oportunidades Laborales (EEOC, por sus siglas en inglés) prepara una investigación sobre la discriminación misógina, especialmente contra las directoras, a instancias de la Unión Americana de Libertades Civiles (ACLU). A partir del lunes, la EEOC comenzará a entrevistarse con al menos 50 profesionales. Esto podría llevar a una intervención de las autoridades en los estudios, dependiendo de los resultados de la investigación.

Algunas de las futuras entrevistadas, han hablado recientemente acerca de esta cuestión:

  • La directora Maria Giese: Ninguna mujer se había atrevido a luchar contra el machismo por miedo a ser puesta en la lista negra.
  • La publicista Lori Precious: Espero que obliguen a esa gente a cambiar su forma de llevar el negocio, porque Hollywood no está por encima de la ley.

¿En qué consiste esa ley?

Dicha ley es un largo conjunto de normas entre las que se incluye el título séptimo de la Ley de Libertades Civiles de 1964. Este texto, que prohíbe la discriminación por razones de raza, color, credo, edad o género, se suma a otra serie de textos legales, los cuales no sólo ratifican dicha prohibición, sino que exigen a las empresas la igualdad salarial para sus trabajadoras y el acceso de las personas discapacitadas (siempre que éstas tengan la cualificación exigible) a las ofertas de empleo.

¿Hay razones para esta investigación?

  • Sólo el 1,9% de las películas producidas por grandes estudios están firmadas por directoras.
  • Sólo el 14% de las producciones televisivas cuenta con mujeres.
  • La proporción de mujeres guionistas, y la de mujeres que ocupan cargos directivos o administrativos dentro de los estudios, son igual de magras o incluso menores.

La industria del cine podría enfrentarse a una demanda del gobierno federal de los Estados Unidos.

¿Hay precedentes?

  • En 1969, la EEOC, llamó la atención sobre el machismo y el racismo de las productoras.
  • En 1983, el Sindicato de Directores demandó a Warner y Columbia Pictures por sexismo y racismo, pero sus reclamaciones fueron desestimadas por el juez tras un proceso que duró dos años.

La industria del cine en EEUU podría cambiar para siempre.