Spider-Man continúa su andadura en Marvel Studios, con el próximo estreno de la segunda película de su saga individual dentro del MCU, mientras se espera que de un momento a otro aparezca en el universo centrado en él que está haciendo Sony Pictures. Tom Holland es quien interpreta ahora al chico araña. En el pasado lo hicieron otros actores como Tobey Maguire y Andrew Garfield. En este caso hablamos de un proyecto del superhéroe antes de los tres, un proyecto que iba a hacerse en los ochentas.

Digital Spy informa que la productora Cannon Films llegó a un acuerdo para utilizar al personaje durante cinco años. Tobe Hooper iba a ser el director y Leslie Stevens el guionista. Recordar que el primero dirigió The Texas Chain Saw Massacre. ¿Cuál iba a ser la historia? Peter Parker no sería mordido por una araña radioactiva, sino que el Doctor Zork lo iba a bombardear con radiación. Eso iba a provocar que el protagonista se convirtiera en una araña gigante, que pronto se volvería peligrosa.

¿Por qué no se hizo? Primero, porque Stan Lee no estaba de acuerdo y convenció a los responsables de que no continuaran.

Pero la cosa no quedó ahí. Ted Newsom y John Brancato comenzaron un nuevo proyecto. En este, Otto Octavius sería el profesor de escuela y mentor de Peter Parker. Los dos se verían afectados por un accidente y se transformarían. Joseph Zito iba a ser el director y Barney Cohen iba a ser el guionista. Este proyecto iba a contar con 20 millones de presupuesto, lo que parece poco ahora, pero que era una buena cantidad entonces teniendo en cuenta las cantidades que manejaba el estudio.

Y este no iba a ser el presupuesto final, pues fue reducido a 10 millones cuando fracasaron películas como Superman IV: The Quest for Peace o Masters of the Universe. Con esto, el director abandonó el proyecto. Pero a pesar de este presupuesto, los responsables pensaban en un gran reparto: Tom Cruise como Peter Parker, Bob Hoskins como Otto Octavius, Christopher Lee como científico de apoyo, Lauren Bacall o Katharine Hepburn para tía May, y con Stan Lee potencialmente haciendo de editor del Daily Bugle J. Jonah Jameson, con vistas a que fuese un secundario más que un simple cameo. El proyecto no continuó, después de haberse gastado un millón y medio, y finalmente todo se canceló.

Entonces los derechos del personaje pasaron a 21st Century Film Corporation, que se asoció con Carolco Pictures y MGM. Estas productoras comenzaron un nuevo proyecto, con James Cameron como director. No tenía nada que ver con los anteriores: 50 millones de presupuesto, una escena de sexo de Peter Parker y MJ, Arnold Schwarzenegger como Otto Octavius y villanos como Electro y Sandman. Este proyecto tampoco se hizo, por problemas financieros y legales.

Más tarde, Marvel tuvo que vender los derechos de muchos de sus personajes debido a su quiebra y los de Spider-Man fueron a Columbia Pictures, que forman parte de Sony Pictures.

Advertisements
Anuncios

Tagged: