Armando Vega-Gil es mejor conocido como El Cucurrucucú, bajista del grupo de rock mexicano Botellita de Jerez. Pero su legado va más allá de su papel en el mundo de la música. Vega-Gil estudió antropología y dedicó gran parte de su vida a escribir. Fue autor de cuentos, novelas, y ensayos periodísticos. Pero lo que aquí nos compete es su paso por los medios audiovisuales, donde fungió como guionista y director.

En 1986 tuvo la oportunidad de escribir uno de los diálogos de la película Chido Guan, el tacos de oro dirigida por Alfonso Arau (padre del guitarrista de Botellita de Jerez Sergio Arau). Fue entonces que tomó gusto por el cine. La obra audiovisual de Vega-Gil se remonta a 2003, con Fuera de cuadro, cortometraje escrito y dirigido por él, y protagonizado por Roberto Sosa.

Luego en 2004, realizó Pollito, un video clip escrito y dirigido por él para el grupo de rock para niños Yucatán A Go Go. Regina Orozco, Arturo Ríos y Francisco Barrios «El Mastuerzo» (baterista de Botellita de Jerez), fueron los protagonistas.

En 2005 escribió y dirigió Alivio, un cortometraje protagonizado por Eréndira Ibarra y Francisco Barrios «El Mastuerzo». También en 2005 fue el autor de Lejos-Cerca, video clip del grupo Monocordio.

Como perros y gatos fue un corto animado nominado a Mejor cortometraje de animación en los Premios Ariel 2012. Tanto el guion como la dirección fueron estuvieron a cargo de Vega-Gil. Cuenta la historia de un perro y un gato que se encuentran en un terreno baldío, pero en vez de enfrentarse huyen y se reencuentran en un sueño.

En 2013, el bajista de Botellita escribió y dirigió Diálogos de una pareja triste. Un cortometraje del género ficción-drama, interpretado por Susana San José y Waldo Facco. Una jóven mujer revela a su amante, el motivo de su desencanto por él. En 2014 continua su ciclo Diálogos de una Pareja Triste, con el corto Decisión. También en ese año dirijió el videoclip NPM para su grupo Botellita de Jerez.

Y en marzo de 2014 se estrenó su único largometraje: El crímen del cácaro Gumaro, que escribió con Emilio Portes y Andrés Bustamante. Y donde además participó como el Padre Amargo. Aquí, de 2015, coescrito con Federico Quinta, sobre la musicalización de un poema de Octavio Paz a cargo de José Manuel Aguilera, fue su último cortometraje.

Ayer 1 de abril de 2019 falleció Armando Vega-Gil, a los 64 años. El Instituto Mexicano de Cinematografía lo recordó en su cuenta de Twitter con el siguiente mensaje:

 

Advertisements
Anuncios

Tagged: