Dentro de las profesiones del cine, pocas son tan poco conocidas como la de segundo director, o director de segunda unidad. Recibe este nombre el encargado de dirigir ciertas escenas que no requieren toda la atención del director principal, pero aún así son importantes dentro de la cinta.

Básicamente, los trabajos de la segunda unidad son secuencias con personajes secundarios, tomas de situación, escenas con extras y, en general, aquellas que sirvan como complemento de la principal. Por regla general, la segunda unidad trabaja de forma simultánea con la principal, lo que ahorra muchísimo tiempo de producción.

Uno de los mayores problemas que enfrenta un director de segunda unidad es que, aunque debe de tener una gran creatividad y capacidad de narrar de manera original, deben de ser coherentes con el estilo de el director principal. De hecho, la mejor forma de saber que un segundo director conoce perfectamente su trabajo, es cuando no es posible notar la diferencia entre las escenas realizadas por uno o por otro.

Para muchos jóvenes, el ser un segundo director es la oportunidad no sólo de aprender al lado de grandes directores, sino de irse fogueando dentro de la profesión. Muchos grandes directores comenzaron su carrera de este modo.

Advertisements
Anuncios
Tagged: