La Verdad Oculta narra al menos dos historias: la lucha entre un hombre de profundo intelecto y una cultura de acción, y la pérdida de una utopía emocional en si mismo. Se trata de el Dr. Bennet Omalu, cuya labor publicada y mencionada en el artículo Game Brain de la revista GQ sirve de inspiración para la cinta de Peter Landesman. Omalu (magníficamente interpretado por Will Smith) comienza su historia en Pittsburg, donde trabaja como un forense peculiar, charlando con sus víctimas en un intento por encontrar la verdad científica, hecho que le ayuda a impedir el mismo destino para supuestos asesinos y criminales que, según los hechos, no tuvieron nada que ver. Como se demuestra al inicio de la cinta, Omalu es una cúspide intelectual, una colección de diversos títulos en su campo profesional, combinado con una sensibilidad – pero no timidez – hacia el otro. Es un hombre de hechos y de fe, agradecido por estar en lo que, como nativo de Uganda, considera un país utópico, donde la oportunidad y la verdad parecen ir de la mano. Landesman no deja de enfocarse en esa tesis de su protagonista, y la revisa conforme la historia avanza.

DraggedImage.b8f48207d20a477ba002a20e4def20f3
Will Smith interpreta al Dr. Bennet Omalu en La Verdad Oculta

Porque finalmente, la historia de La Verdad Oculta es perversamente verdadera, más para los fanáticos de la NFL. Tras la muerte de un ex-jugador legendario de Los Steelers (el equipo de fútbol americano de Pittsburg), Omalu se convierte en su forense asignado, y la curiosidad lo lleva a realizar una autopsia cerebral. Su descubrimiento es aterrador, y Landesman lo enfatiza más en sensaciones que motivos: después de un montaje donde Omalu se pasa al menos una noche investigando, en combinación con pietaje antiguo de juegos de fútbol, donde los jugadores chocan contra sí de forma progresivamente violenta, Omalu anuncia que el acto de chocar cabezas (componente esencial del deporte) puede traer conflictos de personalidad en el futuro, llevándolos a la locura e incluso la muerte, como ocurre con su primera víctima.

Mike Webster, ex-jugador de los Steelers y primera víctima del descubrimiento de Omalu
Mike Webster, ex-jugador de los Steelers y primera víctima del descubrimiento de Omalu

A partir de ese momento, la cinta se enfoca en la lucha de Omalu (acompañado por Julian Bailes, ex-médico de los Steelers, interpretado por Alec Baldwin) contra la NFL. Y aunque Omalu queda inicialmente visto como el asesino del deporte, su interés reside en la verdad. Bailes se ve obligado a acompañarlo porque, más allá de su dedicación al juego, la ciencia habla por sí misma. Este es el aspecto más interesante en la cinta de Landesman, en especial porque, aún cuando la indiferencia de la NFL a las muertes consecutivas de numerosos ex-jugadores (la cinta termina anunciando el suicido de Junior Seau, jugador de San Diego, Miami y Nueva Inglaterra que fue introducido al Salón de la Famael año pasado) es repugnante, la historia nunca es de buenos contra malos, como se demuestra durante las primeras reuniones de Omalu y Bailes con ejecutivos de la NFL.

Alec Baldwin interpreta al Dr. Julian Bailes, compañero de Omalu durante su enfrentamiento con la NFL
Alec Baldwin interpreta al Dr. Julian Bailes, compañero de Omalu durante su enfrentamiento con la NFL

Todo ello para regresar, de vez en cuando, al conflicto personal de Omalu: su imagen de el «sueño americano» se desmorona cada vez que la NFL y el resto del mundo le ignora. La verdad no parece reconciliarse con su sueño de una mejor vida, aunque Prema (Gugu Mbatha-Raw), su esposa, se esfuerza por tranquilizarlo cuando puede. Esta particular trama es la menos desarrollada en la cinta: el romance de Omalu salta de una posición a otra mientras el resto de la historia se desarrolla, incluso funcionando como una especie de pausa para la trama central.

Gugu Mbatha-Raw interpreta a Prema, esposa de Omalu
Gugu Mbatha-Raw interpreta a Prema, esposa de Omalu

Pese a coquetear con la cursilería, las escenas sirven para que Omalu salga de su serenidad pública, y revele su creciente decepción, haciendo así el retrato de un personaje en un conflicto de principios: no sólo su país de sueño es, al menos en parte, un engaño, su fe no interactúa bien con la realidad. Más que terminar en una victoria, la cinta reconoce que, años después de los descubrimientos de Omalu, las cosas han empezado a cambiar, aunque el camino es largo, y la respuesta final no es necesariamente positiva para uno de los deportes más populares y lucrativos del mundo.

En ese sentido, La Verdad Oculta narra dos eventos interesantes sobre la cultura estadounidense. La adaptación del primero inspira a investigar su fuente, y el segundo plantea definiciones conflictivas sobre la vida estadounidense. ¿Qué es más relevante al final, el intelecto o la acción? ¿Pueden vivir en equivalencia? Quizás el verdadero Omalu ya ha encontrado una respuesta. Para el resto del mundo, es una duda a resolver.

Manuel Cruz

@cruzderivas

Tagged: