Quentin Tarantino estrenará pronto su novena película, nce Upon a Time in Hollywood, una carta de amor al cine con el que se crió. Todas las películas de este cineasta son una carta de amor al cine. Nada más queda por contar acerca de esta producción. De hecho, ya se está hablando de la décima del guionista y director. Pero recientemente el principal responsable de la misma ha querido compartir con los espectadores diez películas que deberían ver antes de que vayan al cine a ver la que estrenará el mes que viene. A través de IndieWire (vía Cinemanía), conocemos cuáles son esas diez producciones.

La primera es Gunman’s Walk, estrenada en 1958. Lee Hackett, ranchero a la vieja usanza acostumbrado a resolver los problemas aplicando sus propias leyes o por medio de las armas, vive con sus dos hijos, David y Ed. Pero, a pesar de quererlos a los dos, siente una especial predilección por Ed, el mayor, un chico pendenciero, caprichoso y con tendencia a meterse siempre en líos.

La segunda es Battle of the Coral Sea, de 1959. El comandante de un submarino toma fotos en secreto de la armada japonesa estacionada en el Mar del Coral. Obligado a rendirse a los japoneses cuando el submarino sufre daños importantes, Conway y sus hombres son conducidos a un campo de concentración para ser interrogados. Su única idea es escapar cuanto antes…

En tercer lugar tenemos Arizona Raiders, que llegó a los cines en 1965. El cuatrero Clint Stewart sale de la cárcel con la condición de ayudar a los Rangers de Arizona a capturar a los miembros de su banda. Una bailarina les avisará del lugar donde se encuentran y Stewart fingirá que quiere reunirse con ellos…

Seguimos con Hammerhead, de 1968. Un todopoderoso espía va tras la pista de unos planos de un sistema de defensa nuclear. El Servicio de Inteligencia Británico emplea a uno de sus agentes más cualificados para tenderle una trampa.

No podía faltar Easy Rider, estrenada en 1969. Dos jóvenes motoristas de Los Ángeles emprenden un viaje hacia Nueva Orleáns. Cruzan todo el país con la intención de descubrir América.

La sexta es Cactus Flower, del mismo año que la anterior. Julian Winston es un soltero cuarentón que va por la vida de seductor. Su última amante es la caprichosa e infantil Tonie Simons, a la que hace creer que está casado y tiene tres hijos. Es decir, que no es libre para casarse con ella. Julian es dentista y tiene una recepcionista sueca llamada Stephanie Dickinson, que lleva diez años desviviéndose por él.

Bob, Carol, Ted y Alice, estrenada en el mismo año, es la séptima. Después de que la ultrasofisticada pareja formada por Bob y Carol decidiera asistir a una aislada terapia de grupo, sus opiniones en torno al sexo cambiarán de forma radical, para escándalo de sus amigos Ted y Alice.

También está The Wrecking Crew, ¿adivináis de qué año? En Copenhague, el conde Massimo Contini, jefe de una poderosa organización criminal, acaba de dar un gran golpe: el asalto a un tren que transportaba mil millones de dólares en oro. Después del robo, organiza la operación «Rimbaud». Consiste en transportar el botín a Londres. La investigación del caso le es encomendada a un peculiar espía, tan hábil en su trabajo como con las mujeres.

Continuando en 1969, Model Shop. George acaba de perder su empleo y a su novia Gloria, una joven aspirante a actriz. Además, puede ser llamado a filas y es posible que le embarguen el coche. Un día ve a una hermosa joven dentro de un gran coche y, movido por un extraño impulso, la sigue hasta un estudio fotográfico de Hollywood Hills. Allí conoce a Lola, una modelo francesa, de la que se enamora.

Y, por último, ya en 1970, Getting Straight. Después de combatir en Vietnam, Harry Bailey vuelve a la Universidad para retomar sus estudios de máster y convertirse en profesor. Pronto se hace con las simpatías y admiración de muchos estudiantes activistas y radicales. Pero Harry se encuentra en una disyuntiva personal profunda.

Sinopsis gracias a Filmaffinity.

Advertisements

Tagged: