Líbranos del mal. Ahora y siempre.

| |

Líbranos del mal. Deliver us from Evil. USA (2006)

Dir: Amy Berg

Calificación 4 estrellas.

Los recientes escándalos sobre casos de abuso de menores dentro de la Iglesia Católica, empiezan a ser un tema que demanda expresión en todos los frentes posibles.  Una de las ventajas de que estos casos estén saliendo a la luz en épocas como la nuestra, es que la libertad de expresión permite usar muchos medios, variados y disponibles.

Este parece ser el caso de Líbranos del mal, un  documental realizado en 2006 y que ahora algunas cadenas de televisión de paga están tansmitiendo para que el público pueda verlos.

Este valiente y visionario trabajo,  cuenta y recrea  la historia del padre Oliver O’Grady, el más terrible pedófilo en la historia de la Iglesia Católica moderna. O bueno eso creímos hasta antes de saber los casos que ahora sabemos. Este "depredador sexual compulsivo e inmisericorde", hacía uso de  su encanto y autoridad como líder religioso para violar a decenas de niños a través de California del norte, tanto física como espiritualmente, a lo largo de veinte años. Sus víctimas iban desde un niño de nueve meses, hasta chicas adolescentes.

Amy Berg consigue entervistar al  padre O´Grady, en lo que resulta toda una revelación de cómo el sujeto se encuentra completamnte desvinculado del daño que ha provocado, y cómo ni siquiera admite en algunos casos haber obrado mal. Berg, combina este estremecedor material con la complicidad de la Iglesia Católica sobre el tema y las contradicciones en que cayeron en su momento para defender a éste y otros sacerdotes acusados de lo mismo.

Quizás parezca oportunista por parte de HBO transimitir justo ahora este doumental, pero quizás para la víctimas nunca sea demasiado tarde para que la verdad se conozca y se imparta justicia. El punto es que por lo visto, no se trata de un caso aislado, de un puñado de hombres que con sus delitos dan mal nombre a la Iglesia Católica. Se trata de un delito sistémico que es encubierto de manera estructural y también sistemático. Y eso merece castigo, el de Dios y el de los hombres: así en el cielo como en la tierra.

Lo mejor:

  • La enorme valentía con la que está hecho, sabiendo que es un tema delicado que le ha costado persecuciones a otros que intentaron hacerlo público.
  • La honestidad con la que las víctimas y sus familiares hablan. El dolor y la impotencia se presentan tal cual son.
  • El material es de primera porque es único en sus especie. Un pedófilo hablando de sus crímenes es -de verdad- toda una novedad.
  • Que no está narrado ni hecho al "estilo Moore" donde hay una clara intención de influir en el espectador. La verdad no hace falta. Los testimonios hablan por sí mismos.

Lo peor:

  • Es absolutamente perturbador. Se necesita estómago  para aguantar las cosas que vas a ver y oír.
  • No puedes creer tanto cinismo, tanta enfermedad, tanto abuso, tanta impiedad. Te enoja y molesta en serio.
  • ¡Justicia para las víctimas! ¡Ya!