Los secretos del sonido para el cineasta amateur

Compartir es bueno
Share on facebook
Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on whatsapp
Anuncio

Uno de los aspectos en donde es mucho más notorio el trabajo de un amateur dentro del cine, es en el sonido: conversaciones que se pierden en el sonido de fondo, personajes con diferentes volúmenes de voz y otros problemas que siempre resultan muy notorios. En esta ocasión, les presentaremos los secretos del sonido profesional, que seguramente les resultará muy útil para su trabajo.
De entrada, habrá que hacer notar que el sonido ambiental nunca debe de grabarse junto con la conversación de los personajes, pues de esa forma todo queda en un solo canal, y es imposible bajar el volumen de uno sin hacerlo con el otro. Una inversión necesaria es el tener un micrófono direccional, de modo que sea posible grabar exclusivamente las voces, aislando la parte externa. Los sonidos ambientales se agregan poco después, de modo que se puedan variar los niveles al gusto del cineasta.
Una de las mañas que se pueden aplicar en exteriores, es el grabar una escena con el sonido ambiental, pero con las voces de los actores al mínimo, de modo que sólo se registran los ambientales. Después, haz el autodoblaje en un lugar aislado, de manera que puedan agregarse posteriormente.
El hacer tu propio cine no es sencillo, pero con un poco de práctica podrás hacer las cosas de manera más profesional.

Advertisements
Anuncios