Luna Nueva

Luna Nueva. New Moon. USA (2009)

  • Dir: Chris Weitz
  • Reparto:  Kristen Stewart, Robert Pattison, Taylor Lautner, Ashley Greene,Michael Sheen, Dakota Fanning.

Calificación 3 estrellas

Por fin pude ver Luna Nueva. Y aunque el estreno ya tiene un par de semanas, al parecer va a tardar en salir de cartelera, así que no parece mala idea comentarla una vez pasado el furor y antes de que la nota la domine la filmación y expectativa por la tercera entrega, Eclipse.

Y lo primero que hay que decir, es que a pesar de toda la experiencia acumulada por fenómenos taquilleros derivados de sagas de varias entregas ( Harry Potter, El Señor de los Anillos, Matrix, etcétera) en este caso, la película tiene la enorme falla de no lograr mantener el interés y sorprender muy poco a los millones de fans que ya había acumulado, tanto a los lectores como a los espectadores. Por análisis de los casos antes mencionados, es claro que a ninguno se le cae la historia de manera tan estrepitosa desde la segunda entrega.

Y las razones por las que ésto le sucede a Luna Nueva son varias en mi opinión.

1.- La expectativa era muy alta.  El haber soltado imágenes a cuenta gotas con parte del elenco y las caraterizaciones, nos hizo pensar en una película de mejor manufactura. Y al final resulta que en los trailers ya habíamos visto las mejores escenas de la cinta.

2.- La novela escrita como ya he mencionado, dedica muchísimas páginas a contar como se desarrolla la depresión de Bella – por ejemplo.  Leída puede ser tediosa, pero al final parece haber coherencia en lo que se quiere contar. Ese y otros detalles, son explicados a mayor profundidad  en el libro de lo que los vemos en pantalla. Y antes de que me digan que no se puede contar el libro completo en dos horas, es claro que una buena adaptación  podría lograr la sensación de que no se obviaron detalles importantes y de que la historia fluye a un ritmo aceptable. Dicho de otro modo, los huecos de la historia se hacen más evidentes en pantalla debido a una inadecuada síntesis que excluye elementos importantes.

3.- Hay un problema de fondo que debió ser tratado con muchísima más creatividad. Pattison, el gran gancho para esperar una segunda entrega, casi no sale en la película – porque así también está escrito el libro!- es así que inflar la figura de Lautner para compensar la falta del vampiro, se viene abajo cuando vemos que el chico todavía no da el ancho.

En términos de continuidad de la historia, lo único interesante se plantea hacia la última parte, cuando queda clara la necesidad de convertir a Bella y el conflicto entre el vampiro y el lobo se hace formal y abierto. Sin embargo, nunca entendimos lo que la hace decantarse por uno o por otro. El asunto romántico se idealiza de sobremanera y no se entiende finalmente porque uno sería el verdadero amor sin lugar a dudas, y el otro no.

Y no es que quiera ser aguafiestas, pero eso se desarrolla en las -no-se-cuántas-cuartillas- de Eclipse. Así que hay triángulo amoroso para rato. Ojalá por lo menos se vuelva interesante y recobre algo del ritmo que vimos en Crepúsculo.

Lo mejor:

  • Vimos vampiros nuevos, al estilo de lo que a muchos nos gustan. Misteriosos, clásicos, algo cínicos. Bien por Sheen y Dakota.
  • Un buen soundtrack, que será sin duda de lo más buscado estas navidades.
  • Se agradece que la depresión de Bella no dure lo que dura en el libro. Con tres minutos musicalizados basta.
  • La entrada de Pattison: gritos y suspiros…lástima que el entusiasmo se apague hasta el punto que agradecemos la tranquiza en la escalera.

Lo peor:

  • Efectos especiales horribles!! el lobo la verad muy mal ¿eh?
  • El asunto de los Lobos y su pleito ancestral con los vampiros, es de las cosas que se cuentan rapidito y mal. Merecía un mejor trato sin duda.
  • La cara de Pattison suspendida en el aire cuando Bella hace cosas peligrosas… rídicula, por decir lo menos.
  • Es plana, algo lenta, aburrida. Y el final que pretende generar «expectativa» es muy, pero muy, torpe.

Advertisements
Anuncios

Tagged: