En la cinta de acción, Criminal, conocemos a Bill Pope (Ryan Reynolds) un operativo encubierto de la CIA al que se le ha asignado la misión de rastrear a un informante apodado The Dutchman (Michael Pitt), el cual tiene acceso a un programa desarrollado por él mismo con alcances tecnológicos capaces de controlar todo el armamento militar de los Estados Unidos.

Pope se encuentra de camino a encontrarse con el holandés cuando es asesinado por un grupo anarquista español encabezado por Heimbahl (Jordi Molla). Debido a que el agente ahora fallecido, es el único con la información exacta de la localización del holandés, el jefe de la sede central de la CIA en Londres, Quaker Wells (Gary Oldman), descubre otra forma de hacerse con la información en la cabeza de Pope.

Ryan Reynolds en Mente Implacable, 2016.
Ryan Reynolds en Mente Implacable (Criminal) © 2016 – Lionsgate.

 

El genio neurocirujano Dr. Franks (Tommy Lee Jones), tiene en sus manos una cirugía experimental que coloca los conocimientos y recuerdos de una persona en el cerebro de alguien más. Pero, hasta ahora, eso ha sido tratado sólo en ratas. Para llevarla a cabo, necesita al candidato perfecto: Jericho Stewart (Kevin Costner), un peligroso criminal que de pequeño sufrió una herida en su cerebro, convirtiéndolo en el indicado para la operación. A causa de esa lesión, Jericho no tiene ningún sentido de la moral, convirtiéndolo en un riesgo para la CIA, pero Wells está dispuesto a llegar a donde sea, si eso lo va a hacer recuperar la información antes que caiga en manos de los anarquistas y empiecen a crear caos mundial.

Cuando el doctor Franks completa la operación y Jericho despierta, Wells no le permite tener el tiempo suficiente para que la sinapsis haga efecto; quiere resultados inmediatos. Cuando no sucede así y el personaje de Costner no posee recuerdos de Bill Pope, el holandés, ni nada que le sirva, ordena a sus hombres que se lo lleven y se encarguen de él. Antes de eso, el doctor Franks tiene tiempo de darle una pastilla que lo ayudará en su recuperación. Poco después, vemos al criminal escapándose y lastimando a personas a diestra y siniestra, obviamente sin ningún tipo de compasión ni culpabilidad.

Kevin Costner en Mente Implacable (Criminal), © 2016 - Lionsgate.
Kevin Costner en Mente Implacable (Criminal), © 2016 – Lionsgate.

 

La acción se intensifica una vez que Jericho empieza rápidamente a tener visiones de Pope, su trabajo y, sobre todo, su familia, terminando en casa del agente, en el cuarto en el que se encuentra su viuda Jill (Gal Gadot), y aunque sus instintos criminales tratan de apoderarse de él, no es capaz de hacerles daño ni a ella ni a su pequeña hija. En este punto queda claro que no sólo los recuerdos se apoderan de Jericho, sino los sentimientos también. Pero, hay muchas personas detrás de él.

El concepto de transferencia de memoria de un personaje a otro no es nada nuevo. Sin irnos tan lejos, el mismo Ryan Reynolds protagonizó otra película con dicho tema apenas hace un año, Self/Less, sólo que en esa ocasión él se encontraba en los zapatos del que recibía el cambio. De cualquier forma, sigue siendo material interesante y Mente Implacable (por su título oficial en Latinoamérica) daba inicio con buenas posibilidades de argumento.

Gal Gadot en Mente Implacable (Criminal), © 2016 - Lionsgate.
Gal Gadot en Mente Implacable (Criminal), © 2016 – Lionsgate.

 

Pero, conforme transcurren los minutos, claras fallas y vacíos en el relato escrito por Douglas Cook y David Weisberg (la dupla detrás de buenas películas de los 90s, The Rock y Double Jeopardy), como detalles difíciles de creer que profesionales entrenados de la CIA pasaran por alto, o la falta de antecedentes para las motivaciones detrás del argumento central, sobre todo con el personaje de Pitt y los anarquistas españoles, queda claro que la historia decide enfocarse en la transformación moral de Jericho como un estudio de personaje por decirlo así, pero aun así, la trama en un inicio daba a entender que la mayor amenaza era el software del holandés cayendo en las manos incorrectas, y de haber pasado un par de minutos más argumentando en eso, el resultado final pudo haber sido mucho mejor.

Aun así, la película dirigida por Ariel Vromen, responsable del excelente drama de la vida real protagonizado por Michael Shannon, The Iceman (2012), es una mediana cinta de acción que –si pasamos por alto los vacíos mencionados—es disfrutable y entretenida, en parte por su contenido, y por la alegría de ver de nuevo juntos en pantalla a Oldman, Costner y Lee Jones (JFK, 1991).

Calificación Cine3 **

 

 

FICHA TÉCNICA

Título original: Criminal
Título en español: Mente Implacable
Dirección: Ariel Vromen
Guión: Douglas Cook, David Weisberg
Reparto: Kevin Costner, Gal Gadot, Gary Oldman, Tommy Lee Jones, Ryan Reynolds, Jordi Molla
Género: Acción, Crimen, Drama
Duración: 113 minutos
Año: 2016
País: Estados Unidos, Reino Unido
Fotografía: Dana Gonzales
Música: Keith Power, Brian Tyler
Productora: Lionsgate, Millenium Films, BenderSpink, Campbell Grobman Films
Distribuidora: Lionsgate (Reino Unido), Summit Entertainment (EUA), Zima Entertainment (México)
Fecha de estreno: 15 de abril de 2016 (EUA), 02 de junio (Sudamérica), 22 de julio (México)

Advertisements
Anuncios

Tagged: