A veces ciertos actores se comprometen tanto con la interpretación de un personaje que quedan enganchados con éste en la vida real. Tal es el caso de Michael B. Jordan, quien se metió en la piel de que Killmonger en la pelicula Black Panther

Jordan se convirtió en uno de los mejores villano del Universo Marvel con la interpretacion del personaje. La concentración fue tal que después de completar el rodaje de la cinta, necesitó de terapia para superar el papel. Así lo contó a Oprah Winfrey:

«Estaba solo, aislándome. Pasé mucho tiempo solo. Me di cuenta de que la infancia de Erik (Killmonger) era bastante solitaria. No tenía mucha gente con la que pudiera hablar sobre un lugar llamado Wakanda, que para él no existía.

«No tuve un ‘proceso’ para ser asesino; simplemente hice lo que sentía que tenía que hacer. O lo que sentía que estaba bien en el momento en cada paso del camino. Sin embargo, no tenía un plan de escape cuando todo se acabó, creo que estar en ese estado mental … me alcanzó.

«Era una de esas cosas que no sabía que estaba pasando. Nunca estuve en un personaje durante tanto tiempo, y fue tan oscuro, tan solitario, tan doloroso. Así que saliendo de esto, pensé: ‘Oh, sí, los negocios como siempre. Puedo volver a casa, me cortaré el pelo y todo volverá a la normalidad’. Me encontré en la rutina de estar aislado y me esforcé por asegurarme de que estaba solo una vez que terminé de hacer la película. Me tomó algo de tiempo explicar cómo me sentía y por qué me sentía tan triste y un poco deprimido.

«Fue alrededor de un mes. Simplemente me gusta volver a hacer cosas normales, estar cerca de mis amigos y familiares, estar realmente cerca y estar presente, no solo estar en la habitación, sino estar presente y comprometerme y hablando cosas que nunca he hablado».

Advertisements
Tagged: