Mujeres y narcos, la feminización de la narcocultura.

| |

 

Hoy por la mañana leía la nota que liga a la Reina de Belleza de Sinaloa - una chava de 23 años- con uno de los operadores del Cártel de Juárez. La historia es escandalosa, pero en la medida que  se revelan detalles, vamos encontrando lugares, tristemente comunes y conocidos: una chica clase media que se dedica al modelaje, de repente es la ganadora de un concurso de belleza en medio de las suspicacias -con mal porte, poco preparada y mal vestida, dicen algunos que presenciaron el evento, generó controversia el que resultara ganadora.

El caso es que es detenida junto con otros sujetos que llevaban armas, celulares y cerca de 18 mil dólares. La chica no puede ser otra cosa que "la chava de un narco" como dice Arturo Pérez Reverte en la Reina del Sur.

El libro causa revuelo por considerarse un parteaguas en el tratamiento del tema del narco a nivel literario. Aquí la portagonista es una mujer en un mundo que se supone dominado por hombres. Y es que el papel que juegan las mujeres dentro de la narcocultura se ha transformado al grado de tener en la vida real una llamada Reina del Pacífico tras las rejas. Mujeres bellas, bien vestidas, con clase y poder son las nuevas reinas de la escena. Quizás a la Miss Sinaloa solo le faltaba tiempo para llegar a convertirse en eso.

La historia de La Reina del Sur, está ya lo suficientemente documentada en la realidad como para que el personaje termine por ser paradigmático. En planes para la filmación del la historia - sabiendo que Eva Mendes llevará el protagónico y que el venezolano Jonathan Jakubowicz la dirigirá- la verdad es que la realidad supera la fantasía. Si uno se fija, existe  un patrón fácilmente identificable entre las aquí mencionadas: son altas, morenas, con curvas pronunciadas y capaces de pasar como mujeres con clase.  Un claro contraste con la figura generalizada del narco con sombrero y troca, más cercano a Guicho Domínguez.

De Camelia la Texana a la Miss Sinaloa hay un mundo de diferencia. Llegando al cine vía la literatura, las nuevas reinas de narco, están feminizando el fenómeno. Cosas de la cultura, como dicen algunos.