En una Detroit golpeada por una pobre economía, tres ladrones planean robar la casa de un hombre ciego quien creen esconde una pequeña fortuna, pero, el hombre en realidad es un veterano de la guerra en Irak, y un oponente mucho más fuerte de lo que se imaginan.

La breve escena que da inicio a la cinta de terror, No respires, proporciona un intrigante vistazo de lo que está por venir, antes que la película retroceda a introducir su trío de jóvenes ladrones: Money (Daniel Zovatto), el autoproclamado líder sin escrúpulos; Rocky (Jane Levy), la chica que busca para ella y su pequeña hermana una forma de escape de su entorno familiar destructivo; y Alex (Dylan Minnette), el niño de buenas intenciones que tiene más interés en Rocky que en ser un criminal.

dont-breathe-dylan-minnette-jane-levy

Algunas de las marcas distintivas del género de terror son tomar el lado de la víctima, el seguimiento de fórmulas como el tener personajes buenos y malos atrapados en un mismo lugar, un villano que parece imbatible, el adiós de uno, dos o tres que no te gustaría ver morir, entre muchas otras. Don’t Breathe esculpe espacio nuevo al convertir a todos sus personajes en víctimas, añadiendo la cantidad justa de sorpresas y una atmósfera de alta tensión para mantenerte al borde de tu asiento durante 88 minutos.

El productor, director, y coescritor de la cinta, Fede Alvarez y su coguionista, Rodo Sayagues, presentan un cambio astuto en el montaje del thriller de subgénero de intrusión al hogar. Nuestros protagonistas son los ladrones, y es el dueño de casa quien sirve como el antagonista de la historia. El acto de malabarismo de ambos es mantener nuestra solidaridad equilibrada en todos los lados del conflicto, o al menos hacernos sentir un poco indecisos sobre todo el asunto. Uno de los ladrones realmente necesita el dinero, pero el hombre de la casa que este trío está invadiendo, no debe ser el encargado de financiar sus necesidades en contra de su voluntad. Y es en este punto donde todos los participantes son tan inocentes como culpables.

dont-breathe-cine-terror-stephen-lang

Pronto, el trío de amigos invade la casa del hombre ciego (Stephen Lang), algo que no les resultó tan fácil como creían. La casa se encuentra con cuatro candados y rejas en donde sea posible, irónicamente es más difícil salir de ella que de entrar. Hasta cierto punto, los guionistas juegan con la noción de lo que es legalmente correcto y lo que es moralmente correcto. Money trae con él una pistola, escalando el estatus jurídico de delito a robo con arma, justificando legalmente al hombre ciego de tomar cualquier acción que crea prudente contra ellos.

Otorgar razones para llevarnos tanto a comprender como a desanimarnos de ambas perspectivas de la historia, es una genial forma de enganchar a la audiencia, pero sobre todo, sirve como motivo para que Álvarez y Sayagues establezcan un juego del gato y el ratón, elaborado y coreografiado cuidadosa y ordenadamente dentro de los confines limitados de la casa.

Álvarez y el director de fotografía, Pedro Luque, montan la distribución del lugar casi de manera subliminal, mediante una sola toma que sigue a los tres ladrones en la búsqueda del dinero en la primera planta, cumpliendo de igual manera con una constante sensación de claustrofobia, incluso en los espacios más grandes de la casa, a través de la colocación concisa de cámara y sombras estratégicas, permitiendo al público conocer los rincones junto a ellos.

El truco de No respires, es que el gato en este juego en particular es ciego y que, como resultado, los ratones deben permanecer lo más silenciosos posible, moviéndose con sigilo, para no develar su presencia. El uso del silencio y la quietud como medio para generar tensión, es particularmente exitoso. Por su parte, el elenco porta una actitud resistente con la que hace frente a cualquier situación. Lang, Levy, Minnette y Zovatto, cumplen con sus respectivas partes de la mejor manera, especialmente Lang, cuyo aspecto físico es excepcional.

dont-breathe-no-respires-minnette-lang

Así como el filme se toma su tiempo para establecer las pautas y el contexto, también llega el momento —para el relato, los personajes y la audiencia—de decidir la postura que tomará, ya sea con los ladrones o el hombre ciego. La forma en que este tercer acto se desarrolla, toma dos pasos más de lo necesario, sin embargo, se entiende que es un elemento conveniente de la trama.

Hay suficientes innovaciones del género para hacer esta película interesante, pero lo que realmente destaca es la filmación. El método de cámara en mano de algunas tomas, nos asoma en armarios y nos lleva a correr por los pasillos, confirmando su eficiencia en la reacción de la audiencia presente en la sala de cine.

Como suele suceder en películas de terror, la iluminación es poca, densa y oscura, pero cuando cambia a luz infrarrojo, todos somos tan ciegos como el veterano de guerra, y este es uno de los elementos más destacados de los procedimientos de Fede Álvarez, quien con Don’t Breathe, logra apuntarse un enorme punto a su favor.

 

Calificacion 7

 

 

 

FICHA TÉCNICA

Título: No respires (Don’t Breathe)
Dirección: Fede Álvarez
Guion: Fede Álvarez, Rodo Sayagues
Reparto: Stephen Lang, Jane Levy, Dylan Minnette, Daniel Zovatto
Género: Terror, Thriller
Duración: 88 minutos
Año: 2016
País: Estados Unidos
Producción: Fede Álvarez, Sam Raimi
Fotografía: Pedro Luque
Música: Roque Baños
Distribuidora:
Fecha de estreno: 26 de agosto (EUA), 2 de septiembre (España), 8 de septiembre (Argentina, Brasil, Chile), 16 de septiembre (México)

 

Advertisements
Anuncios

Tagged: