Analizamos los primeros títulos desvelados para Sitges 2013

| |

Sabemos que en cine3.com, nuestros lectores son en gran medida amantes del cine de género, y por ello, seguramente será referencia a nivel mundial el Féstival de Sitges que este año cubriremos exhaustivamente.

Como viene siendo habitual por estas fechas, empiezan a desvelarse algunos de los títulos que formarán parte del mismo, y que analizamos para vosotros deteniéndonos en aquellos que formarán parte de la sección oficial a concurso.

Y es que la sección más intensa del festival va tomando forma, y ya tenemos un buen puñado de películas que vaticinan una competida edición. A destacar el regreso de Neil Jordan al mundo del vampirismo (recordemos "Interview with the Vampire") con Byzantium. En este caso, no seguiremos las andanzas de Brad Pitt y Tom Cruise, sino veremos una versión mucho más femenina de la mano de Saoirse Ronan, la que fuera niña protagonista en "Hanna" de Joe Wright (1995) y la entrañable Irena de la épica película "The Way Back" de Peter Weir (2010) que hará pareja en la gran pantalla con Gemma Arterton, la bellísima actriz a la que reciéntemente vimos encarnar a Gretel en "Hansel & Gretel Witch Hunters", del noruego Tommy Wirkola. Se espera mucho de esta película, máxime teniendo en cuenta que el creador de la serie "Los Borgia" ya ganó, hace 29 años, el premio más importante del festival por En compañía de Lobos.

Como también se espera mucho de "A Glimpse Inside the Mind of Charles Swan III" del último miembro de la saga Coppola en incorporarse al mundo del celuloide en la gran pantalla. Hablamos de Romman Coppola, que si bien conoce el mundo de la dirección a través del videoclip musical, y el mecanismo de la producción cinematográfica, debuta como director de un largometraje con una historia de desamores en formato de comedia protagonizada por el polémico Charlie Sheen. A la sombra del padre, queda por ver si el estilo se acerca más al preciosismo de su hermana Sophia, al eclecticismo forzado del padre o bien desarrolla un estilo propio. Juega en contra de esta película el hecho de que sea del año 2012, y las dudas que surgen de porque no se ha visto todavía en distribuciones de sala contando con padrinos (nunca mejor dicho) tan importantes.

En 2011, sorprendió la película Israelita Rabies (Kalevet), en lo que supuso una vuelta de tuerca sobre el género del slasher tradicional. De la mano de sus directores, Aharon Keshales y Navot Papushado, llega ahora Big Bad Wolves, una cinta que ahonda en el mundo de la violencia como hiciera su antecesora y que ha cosechado muy buenas críticas a pesar de que carezca de distribución fuera del país mediterráneo.

No es mediterránea, pero sí latina la esencia del último título hasta la fecha del chileno Alejandro Jodorowsky que vuelve a la dirección después de la friolera de veintitrés años sin deleitarnos con su cine transgresor y visual. El director de El Topo (1970) llena todas las quinielas para hacerse con el título con una cinta muy del gusto del jurado. Autobigráfica, la película recibió una buena acogida en Cannes y el festival de Munich.

Y es que el país andino no sólo estará representado por el excelso cineasta de origen ruso, si no también por Magic Magic, de Sebastián Silva, un director que viene abriéndose paso con fuerza y que cuenta para esta película con una de las mejores actrices emergentes del momento, Juno Temple, que se deja caer por tercera vez en el festival, siempre encarnando cuerpos adolescentes, después de la edición de 2011, en la que aparecía en "Killer Joe" (la última película hasta la fecha de William Friedkin) y de la de 2012, en la que protagonizaba el drama lésbico "Jack and Diane" de Bradley Rust Gray.

Pero si alguien repite año tras año, y ya viene siendo costumbre, es el prolífico cineasta japonés Takashi Miike. El director de la polémica Ichi The Killer (2001) y Audition (1999) repite una vez más en un festival que tiene especial debilidad por su obra. De nuevo repite con sesión doble, con "Shield of Straw" y "Lesson of Evil", esta última a competición y que explora la violencia en las aulas como sólo Miike suele retratar. Podemos esperar el baño de sangre y excelsa violencia con los que suele deleitar a sus seguidores más acérrimos.

Sin duda, Sitges es un festival con caras recurrentes, y como tal, se presentará también "Dark Touch" de Marina de Van, otra clásica del festival de la que ya disfrutáramos en su día sus obras "Ne te retourne pas" (Edición de 2009) y "Le petit poucet" (2011) que fuera protagonizada por el inmenso actor francés Denis Lavant. En esta ocasión, de Van se sumergerá de lleno en el cine de terror, con todos los topicos del género, fantasmas, casas encantadas y sobre todo, la presencia constante de la muerte.

De Estados Unidos llegará Upstream Color, de Shane Carruth, la ganadora de uno de los premios especiales del jurado en Sundance y tras haber recibido numerosos aplausos del público y de la crítica. Upstream Color pondrá la nota del cine de autor más novedoso con una historia de cine fantástico rozando la ciencia ficción con un argumento donde la realidad se desvanece dando paso a situaciones oníricas en la que sus protagonistas tratarán de componer sus vidas en una continua búsqueda de sus recuerdos.

El cine de género hard estará representado también por Borgman, una coproducción Europea que dirige Alex Van Warmerdam y que cuenta con muchas papeletas para llevarse algún premio importante por el hecho de ser europea (y lo que eso supone de cara a competir por el Méliès d'Or). Una película que une elementos de slasher con el surrealismo. Toda una incógnita por la escasez de referencias y que según la organización del festival, retrae a títulos de culto como "Kynodontas" (Canino) de Giorgos Lanthimos, lo cual es poner el listón muy alto.

Es el cine de terror la esencia del festival de Sitges, y bajo ese paraguas, presenta Mark Hartley su película "Patrick", remake del mismo nombre del clásico de serie B que dirigiera en 1978 Richard Franklin y que le llevaría a dirigir más tarde la segunda parte de Psycho en 1983. Un título que pasaría sin pena ni gloria por las taquillas, lastrado por la inmensidad de su predecesora. Sin embargo, Franklin sentó un buen número de tópicos que son recogidos por Hartley. Así, podeos esperar volver a ver al tenebroso telépata en estado comatoso cautivando al espectador con toda suerte de muertes, a cada cual más truculenta.

Completan, hasta la fecha, la space opera de animación "Space Pirate: Captain Harlock" de Shinki Arakami en la que supone la adaptación del manga de Leiji Matsumoto y que viene de la mano de los siempre presentes estudios de animación Toei en la que supone su mayor presupuesto, nada menos que 30 millones de dólares y que estabecerá un curioso mano a mano con otra cinta de animación de la sección oficial, "009 Re:Cyborg" de Kenji Kamiyama y que también es la adaptación de un manga, esta vez producido en formato 3D.