El trabajo de realizar una superproducción es muy grande, lo suficiente como para requerir de muchas personas para su realización. Por ello, los directores requieren de gente en los que puedan apoyarse, y es para ello que existen los llamados segundos directores, que son un apoyo muy valioso para este tipo de trabajo.
Es usual confundir la labor del asistente de dirección con el segundo director, cuando en realidad son muy diferentes. Básicamente, este dirige la llamada segunda unidad, que es la encargada de grabar las secuencias exclusivamente de extras, actores secundarios, incidentales y otras que, aunque importantes, pueden llegar a quitar tiempo para la producción principal. Usualmente, tiene su propio equipo de iluminadores, camarógrafos y otros profesionales, que son parte de esta división. En algunas producciones realmente grandes, pueden existir terceras o hasta cuartas unidades.
Si bien los segundos directores trabajan en base a las indicaciones del director principal, para darle continuidad a la producción, lo cierto es que cuentan con una cierta libertad creativa, que puede hacer que un novato pueda experimentar sin riesgo de arruinar toda una producción. De hecho, muchos de los grandes directores han comenzado realizando estas labores.
Además de servir para acortar tiempos de grabación, pues la unidad principal y la segunda pueden estar trabajando en forma simultánea en diferentes locaciones, pueden abaratar mucho las producciones. En ciertos casos en que escenas en otros países no requieren la presencia del equipo principal, es posible enviar a la segunda unidad para realizarlas, como fue el caso de las escenas en México para Godzilla, Rey de los Monstruos.
Este trabajo es igual de demandante que el del director principal, aunque no está tan reconocido como el de este primero.

Advertisements
Anuncios
Tagged: