En estos momentos, la presencia de la película Roma en la ceremonia del Oscar, es el tema de conversación de todos los cinéfilos, en especial por la cantidad de premios con los que compite. Sin embargo, creo que es tiempo de que hagamos un poco de memoria, y recordemos a otros connacionales que han figurado. De hecho, ya en una ocasión anterior hablamos del primer mexicano en ganar un Oscar, pero ya antes que él, alguien más había estado en la contienda, aunque no llegó a llevarse la estatuilla.

En 1954, se lanzaría a las pantallas Broken Lance, un western muy inusual, en donde un hermano debe de vengar la muerte de su padre, a manos de sus propios hijos, y al mismo recuperar las tierras que le correspondían. El papel de la madre del patriarca, quedó en los hombros de la actriz Katy Jurado, en aquel entonces una de las más reconocidas en el país, y que se había hecho de un nombre en los Estados Unidos. Su desempeño fue tan notable, que fue nominada ese año para la mejor actriz de reparto, siendo además la primera latinoamericana en tener este reconocimiento.

A pesar de ser una de las favoritas, la estatuilla de ese año se la llevó Dona Reed, quien realizó también un papel extraordinario en De Aquí a la Eternidad, aunque se reconoció ampliamente el trabajo de Jurado.

Tengamos en cuenta que, además de los éxitos que estamos viendo ahora, hubo otros que fueron pavimentando el camino.

Advertisements
Tagged: