Estamos ya a unos cuantos días del estreno de Rampage, una cinta que, si bien promete ser visualmente espectacular, no ha dado tintes de ser algo especial en cuanto a guión e historia. Lo que muy pocas personas saben, es que esta película surge inspirada en un juego de video que, si bien resultó muy popular en su momento, no ofrecían ningunas opciones en cuanto a una buena trama.

Rampage debutaría en 1986, dentro de los arcades, volviéndose un clásico instantáneo. En la historia, tres diferentes individuos son transformadas en terribles monstruos: Un gorila gigante, un hombre lobo de iguales dimensiones, y una criatura godzillesca. Cada uno de ellos se lanza en una destrucción por diversas ciudades. Cada una de ellas es un nivel, y el objetivo es reducir cada una de ellas a escombros, tras de lo cual se pasa al siguiente nivel.

El jugador podía escoger una de estas tres criaturas, que podían jugarse por diferentes participantes de manera simultánea, y que incluso podían atacarse entre ellos. En el juego existían también tanques, helicópteros, soldados y diversas formas con la que cada urbe se defendía del ataque. El daño podía recuperarse consumiendo alguno de los alimentos que aparecían durante la destrucción, o las mismas personas que surgían durante la misma.

El éxito del juego fue tal, que saltó a todas las consolas de aquel entonces, pero si bien resultó bastante atractivo, no tuvo el efecto de la versión en arcade. El mismo cayó en el olvido hasta 1997, que se lanzaría Rampage World Tour, nuevamente para arcade. Si bien tenía mejores imágenes y algunos elementos extra, no llegó al nivel de su antecesor.

Con tales antecedentes, no debe de extrañarnos el porqué el guión no es la parte fuerte de la cinta.

Advertisements
Tagged: