El asombro de muchos ante el caso protagonizado por Samantha Tumpach, quien fuera detenida en Chicago por usar su cámara digital dentro de un cine donde se proyectaba «Crepúsculo: Luna nueva», y el consiguiente movimiento de apoyo a la joven, provocaron que la fiscalía de Cook County retirara los cargos.

La chica, que estaba expuesta a recibir una condena de hastga tres años en prision, tuvo el resplado de mucha gente, entre otros del director Chris Weitz.

Tumpach, quien había asegurado que grabó en la sala al ser el cumpleaños de su hermana y querer inmortalizar la celebración junto a otras amigas. En su cámara sólo se encontraron tres minutos de imágenes del filme.

Punto final al ridículo melodrama ocasionado por la torpe justicia gringa.

Advertisements
Anuncios
Tagged: