Rosemary’s Baby dirigida por Roman Polanski llegaría a poner la mano sobre lo que años más tarde se convertiría en una tendencia en el cine de horror: la presencia de Satanás en un filme, si bien, ya habíamos tenido acceso a filmes con tintes sobrenaturales, fue Rosemary’s Baby la cinta que provocó que el público se estremeciera con el terror más grande que podría vivirse según algunas personas, el hecho de que un bebé se viera en peligro por algo desconocido, y adicional a esto, el miedo a Satanás.

La historia de la cinta podría parecer en exceso simple, y es que ¿qué podría ser más simple que una pareja de enamorados mudándose a Nueva York a un modesto departamento, en busca de éxito profesional y paternidad?

Rosemary y Guy (John Cassavetes) al llegar a su nuevo apartamento conocen a unos insidiosos y entrometidos vecinos que resultan serviciales en exceso, aunque como en toda cintas de terror, todos sabemos que esa amabilidad desmedida, no es mera miel sobre hojuelas.

Después de unos meses de vivir junto a estas personas, Rosemary tiene una pesadilla infernal, donde mantiene relaciones sexuales con un ente de aspecto demoniaco, será desde este momento que Rosemary entenderá que lo que vivió no fue una pesadilla, sino el inicio de una experiencia que acabaría con su cordura.

La cinta toca el punto exacto en casi todos los aspectos que la conforman por lo que en 2014 fue considerada como «cultural, histórica y estéticamente significativa»  por la Biblioteca del Congreso de Los Estados Unidos.

Polanski maneja de una manera bastante sutil el hecho de que Rosemary fue violada por el demonio personificado, lo que debemos tener en cuenta, ya que no fue necesario hacer un uso excesivo de CGI ni un maquillaje brutal para causar incomodidad en el espectador, haciendo uso de su característico apega usar solo dos focales angulares que se encargaban del desarrollo videográfico de la película.

Otro de los principales aciertos del Polanski es la forma en la que acompañamos a Rosemary en su deterioro diario, tanto físico como emocional

«Rosemary’s Baby»
John Cassavetes
1968
© 1978 Bob Willoughby

Cómo resultado de un excelso trabajo de fotografía, de un guión magnifico que adereza la actuación del reparto y una historia que resulta una referencia para películas como The Omen y todas las relacionadas con el anticristo, llegamos a la escena final de cinta donde todos los nudos quedan deshechos y le dan un final mas que digno a la historia desarrollada a lo largo de 2 horas.

 

«¡Ha nacido el hijo de Satanás, es el año 1! salve Satan».

Pueden disfrutar de esta maravillosa cinta en Amazon Prime Video.

https://www.primevideo.com/detail/Rosemary-s-Baby/0JP0OJX3Y4PXJN2RLKFZLO8EMR

 

Advertisements
Anuncios

Tagged: