Vince McMahon es una de las figuras más emblemáticas de la lucha libre estadounidense, logró expandir el negocio familiar hasta convertirlo en el monopolio que es actualmente; aún existen personas que creen que WWE es la única promotora de lucha libre existente. 

Por ende, cuando llegó el reporte de una película biográfica sobre su vida, pero sin más detalles que los técnicos el suspenso creció, ¿qué van a contar de la vida del arriesgado hombre de negocios que popularizó la lucha libre norteamericana en los años 90?

Ojo al detalle: Por qué ‘Pandemonium’, el biopic sobre Vince McMahon, puede ser un caramelo envenenado para la lucha libre

 

Según Dave Meltzer en la edición más reciente del boletín del Wrestling Observer Newsletter, nuestra historia arrancará con McMahon y sus humildes comienzos en Pinehurts, Carolina del Norte. Eventualmente nos relatarán cuando conoció a su padre, Vince James McMahon, a los 12 años. Aquí nos perfilarían las motivaciones de McMahon dado que creció rodeado de lucha libre y, más tarde fungiera como promotor, anunciador en el cuadrilátero y comentarista en los programas grabados para televisión de en ese entonces WWF, que trabajaba en el territorio noroeste. 

No satisfecho con ello, McMahon le compró la compañía a su padre. De acuerdo a Meltzer: probablemente la promotora recaudaba casi 10 millones de dólares al año y atraía multitudes mensuales en lugares como el Madison Square Graden, Boston Garden, Spectrum en Filadelfia, Coliseo Nassau, Meadowlands, Capital Center y Pittsburgh Civic Center. 

El trato cerró por 1 millón de dólares en 1982: el cual consistía en cuatro pagos trimestrales de 250 mil dólares, si no podía hacer los cuatro pagos a tiempo, perdería el dinero y los derechos de la compañía de su padre y socios comerciales incluyendo a Arnold Skaaland, Bob Marella (Gorila Monsoon), Phil Zacko y otros.

 

De izquierda a derecha: Vince McMahon Sr. y Vince McMahon Jr.

Acá podríamos deducir que encontramos el nudo o conflicto central del film, dado que en este punto un joven soñador McMahon lo arriesga todo por su visión más global de la lucha libre profesional.

Ojo al cine: Quentin Tarantino vs. Aristóteles: narrativa transgresora versus narración clásica

Los deseos de expandirse de McMahon era algo revolucionario para la época, dado que en esos momentos imperaba la visión de una promotora luchística más regional. Lo cual lo condujo a la competencia directa con las promotoras más pequeñas, la creación de WrestleMania, la lucha libre y el Rock,«La guerra de los lunes por la noche», la adquisición de ECW y WCW entre otros momentos claves en su travesía hasta consolidar su imperio.

No excepto de polémica, escándalos y excesos lo cierto acá es que McMahon tiene una serie de anécdotas de valor histórico para la lucha libre.

Finalmente, Meltzer apunta que como WWE tiene las manos metidas en el proyecto, es difícil que el largometraje tenga una visión objetiva de los sucesos. Lo cual es de imaginar, el propio McMahon no va a someterse a juicio de la opinión pública su forma de llevar las riendas; sin irnos lejos su controversial decisión de continuar el PPV Over the Edge luego de la muerte de Owen Hart antes de empezar su lucha.

Sería interesante conocer sin censura la historia de McMahon y cómo ésta atraviesa la era de Hulk Hogan, la revolución de Bret Hart y Shawn Michaels, la irreverencia de The Rock y Stone Cold, los polos opuestos que dividieron a un público como fueron John Cena y CM Punk y, el boom de independientes en la empresa de lucha libre mainstream que todos conocemos, gracias a él.

Advertisements
Anuncios

Tagged: