No es uno de los proyectos de Marvel Studios que más ha estado llamando la atención, pero hemos hablado en varias ocasiones de Shang-Chi. De hecho, conocemos bastantes detalles interesantes acerca de esta futura película que se estrenará en febrero de 2021.

El reparto lo forman Simu Liu, que interpreta al protagonista, Shang-Chi, Tony Leung, que interpreta al Mandarín y Awkwafina, que de momento no tiene un papel confirmado. Destin Daniel Cretton es el director y Dave Callaham el guionista. Esperamos confirmar poco a poco más actores y actrices, así como también otros detalles como la sinopsis.

Shang-Chi, entre las nuevas películas de Marvel

Shang-Chi

Ahora hablamos de otras cuestiones gracias al propio director, que habló recientemente en They Call Us Bruce.

«Es una película muy diferente a Just Mercy (su reciente estreno), pero en la la misma línea, el aspecto emocional y las ideas de compañerismo, familia y conexión es algo que definitivamente será parte de esta película«.

Muchos fans están especulando con que el héroe y el villano tendrán nexos de sangre, con que podrían ser padre e hijo, como en los cómics. Shang-Chi aprende de su padre, Fu Manchu, pero cuando descubre que es malvado, los dos se enfrentan. Podría ocurrir lo mismo en la película.

El cineasta continúa:

«Es muy emocionante ser parte de una película que va a colocar nuevas caras en la pantalla, y… ya sabes, yo crecí con… ni siquiera sé por qué amaba a Spider-Man hasta que fui lo suficientemente mayor como para darme cuenta de que era porque no podía ver su cara, así que me podía imaginar a mí mismo bajo esa máscara. No había caras asiáticas con las que identificarme en el mundo de los superhéroes. Así que poder darle una opción a una nueva generación es muy chulo«.

Just Mercy, de Destin Daniel Cretton

Cuenta la historia real del joven abogado Bryan Stevenson y de su histórica batalla por la justicia. Después de licenciarse en Harvard, Bryan recibe ofertas de trabajo muy lucrativas. Pero él prefiere poner rumbo a Alabama para defender a personas que han sido condenadas erróneamente o que carecían de recursos para tener una representación legal adecuada, y lo hace con el apoyo de la activista local Eva Ansley.

Uno de sus primeros y más turbulentos casos es el de Walter McMillian que en 1987 fue sentenciado a la pena muerte por el asesinato de una chica de 18 años, a pesar de que las pruebas demostraban ostensiblemente su inocencia. En los años posteriores, Bryan se ve envuelto en un laberinto de maniobras legales y políticas y de un racismo abierto y descarado mientras lucha por Walter y otros como él, a pesar de tenerlo todo en su contra, incluido el sistema legal.

Advertisements
Anuncios

Tagged: