Para muchos, el cine es una experiencia mágica a la cual viajamos mientras nos desconectamos del mundo. Y mientras la mayor parte del tiempo es una aventura maravillosa, otras tantas también puede ser la causa de reacciones extremas por parte de la audiencia.

Además de hacernos reír y llorar, se conocen casos en los cuales las películas han llevado al público a vomitar, desmayarse, sentirse físicamente mal e incluso, causar ataques cardíacos y hasta la muerte.

Ya sea por el gore, técnicas como el found-footage a menudo empleadas en cintas de terror como The Blair Witch Project, Cloverfield y la franquicia Paranormal Activity, o por escenas nauseabundas como la película que lo empezó todo, la dirigida por Luis Buñuel, Un Chien Andalou (1929), la cual, probó los límites del cine y la audiencia con una escena gráfica donde una hoja de afeitar corta el ojo de una mujer en un crudo close-up.

El ejemplo más reciente lo encontramos en la película de terror caníbal RAW, que desde su paso por el circuito de festivales en 2016, especialmente en el Festival de Toronto (TIFF), ha ocasionado desmayos y vómitos entre sus asistentes. Tanto así, que un cine en Los Ángeles ha decidido repartir bolsas para vómitos en las funciones del filme.

¿Cuáles son las cintas que han provocado que la audiencia tenga estas terribles reacciones y hasta la muerte de dos personas? En Cine3 hemos reunido siete claros ejemplos.

Te invitamos a conocer los títulos y las historias detrás de los films que lo han originado. Si conoces otros más, déjanos saber en los comentarios de cuáles se tratan.

7 The Last House on the Left (1972)

El póster promocional lo advertía: “Para evitar desmayarte, continúa repitiéndote: es sólo una película… sólo una película… sólo una película…”

La escrita y dirigida por el gran Wes Craven en los años 70, que marcó su début como director, The Last House on the Left revolucionó el ánimo de la crítica—que la rechazó en su mayoría—y de la audiencia con escenas bastante perturbadoras que llevaron a más de uno a dejar la sala de cine. Su trama seguía a dos chicas adolescentes de camino a un concierto de rock. Mientras tratan de conseguir algo de droga en Nueva York, se topan con quien dice poder conseguirles y terminan siendo secuestradas por este grupo de convictos psicóticos. Curiosamente, el nombre de uno de los perpetradores era Krug… Que después evolucionaría a Freddy Krueger, la icónica creación de Craven.

Las secuencias contienen material gráfico y crueles escenas. Fue tanto su impacto, que el mismo Craven declaraba años después, que junto al equipo de producción, armó una oficina de edición especial para restaurar las copias devueltas de los cines ya que“todas eran regresadas destrozadas por los dueños de las salas.”

Esto no fue lo único, la película fue prohibida en el Reino Unido. Fueron varios los intentos de Craven y compañía, por lograr exhibirla en dicho lugar: 1974, 1984, 2000, 2001. Finalmente en 2002 se levantó la prohibición, no sin antes editar algunas partes. Fue hasta el año 2008 que una versión uncut fue admitida por la BBFC.

 

6 Van Diemen’s Land (2009)

La verdadera historia del convicto más infame de Australia, Alexander Pearce, fue llevada a la pantalla grande en 2009 de la mano del director Jonathan auf der Heide, que también coescribió el guión junto a Oscar Redding, quien a su vez fue uno de los protagonistas de la cinta.

El relato se basa en los acontecimientos de 1822que Heide ya había recreado en un cortometraje en el año 2008cuando Pearce y otros siete convictos escaparon de Macquarie Harbour, un lugar de destierro y castigo, hacia otro lugar mucho menos indulgente en tierra salvaje australiana donde el grupo se pierde en el interior de Tasmania.

El drama caníbal independiente retrata las duras consecuencias de las acciones de estos hombres, a medida que su desesperación se apodera de su mente y sus sentidos. A medida que empiezan a sufrir hambre y las raciones rápidamente se terminan, las discusiones y el asesinato no se hacen esperar y… Recurren al canibalismo.

Heide buscaba mostrarnos el lado más bajo y oscuro del ser humano, con un acercamiento serio pero, nuevamente las escenas gráficas se apoderaron del estómago de la audiencia y los vómitos y los desmayos en salas de cine no se hicieron esperar.

Heide declaraba a un medio de comunicación local:

“Lo de los vómitos fue una verdadera sorpresa para mí: tuvimos a dos personas vomitando en Nueva Zelanda, y un par más se desmayó durante la primera escena de asesinato. Lo que la audiencia encuentra tan espantoso, es el acercamiento auténtico. No hay baños de sangre, ni esas cosas a las que estamos acostumbrados… Pero cuando se convierte en una realidad, el asesinato puede ser mundano y torpe y feo. Y aterrador».

 

5 Antichrist (2009)

 

El nombre del cineasta Lars Von Trier no es sinónimo de realizar los filmes más fáciles de ver, pero sí de crear una visión única y atrevida. Uno de los ejemplos más evidentes está enAntichrist, el drama de terror de 2009 que produjo desmayos en los asistentes a su exhibición en el Festival de Cine de Cannes.

La trama sigue la reacción de una pareja a la muerte de su hijo, quien cae de una ventana. Estas reacciones escalan a nivel extremo cuando la mujer ataca a su esposo con un bloque de madera, y perfora su pierna.

La protagonizada por Willem Dafoe y Charlotte Gainsbourg, fue catalogada por algunos críticos como “de tortura”, otros le llamaron “una abominación”, y otros “el hundimiento de Von Trier a lo Titanic”, debido a sus inquietantes escenas, además de secuencias donde se puede observar la mutilación del personaje de Gainsbourg con un par de tijeras viejas.

Debido a su contenido violento, en 2016, siete años después de su estreno, la película fue prohibida en Francia a raíz de numerosas protestas por parte de grupos católicos tradicionales.

 

4 127 Hours (2010)

Hagamos una pausa del terror para voltear hacia una historia real. Porque, ¿quién podría olvidar la cinta que le otorgó a James Franco un poco de credibilidad y una nominación al Óscar?

127 Hours, cuenta la verdadera historia del excursionista Aron Ralston, que se salvó a sí mismo de la muerte, después de caer y quedar atrapado durante cinco días en un hoyo de montaña en Moab, Utah. Para liberarse, Ralston debió amputarse su propio brazo con una navaja de bolsillo. La escena no es fácil de digerir, especialmente si estás consciente que efectivamente le sucedió a alguien. Su guionista y director, Danny Boyle, no es tímido en su acercamiento al momento, y en primer plano conocemos el dolor, el sufrimiento y la valentía de nuestro protagonista.

Esa escena en particular fue conocida por haber sido la responsable del llamado a paramédicos en lugares como Estados Unidos y el Reino Unido, pues había que atender a miembros de la audiencia que habían sufrido desmayos y hasta convulsiones.

Los reportes de incidentes en salas de cine fueron tantos, que el portal Movieline se tomó la molestia de hacer una nota con cada uno de ellos.

 

3 Avatar (2009)

¿Cómo es posible que un extraordinario film de aventura como Avatar pueda ocasionar algo negativo?

La espectacular película escrita y dirigida por James Cameron, ganadora a tres Premios de la Academia, parteaguas en su técnica de filmación y uso del 3D, cuenta con efectos visuales sorprendentes y maravillosos para la mayoría de nosotros, que lamentablemente, a veces pueden ocasionar otro tipo de reacción en alguien más.

Desde pensamientos suicidas por no poderse ir a vivir al planeta ficticio Pandora, un lugar nacido de la mente creativa de Cameron, hasta cobrarse la vida de un hombre que asistía a la función de la cinta en Taiwan, a causa de un ataque cardíaco de pura emoción.

“(Una) sobreexcitación por ver la película desencadenó sus síntomas.” Fueron las palabras de su doctor. El paciente tenía historial de alta presión arterial, y sufrió un derrame cerebral mientras veía el filme. Para cuando los paramédicos lo llevaron al hospital, estaba inconsciente y murió once días más tarde.

 

2 The Passion of the Christ (2004)

 

Un caso similar al de nuestra número tres tuvo lugar durante la proyección de la dirigida por Mel Gibson, The Passion of the Christ, en la que se representan las últimas doce horas de la vida de Jesucristo.

Estos últimos momentos incluyen por supuesto, la brutal y gráfica escena de la crucifixión, que muchos la sentimos como una dolorosa puñalada en el estómago, y necesitamos más de un intento para verla completa, mientras que para otros, la reacción fue mucho más visceral.

Fue muy conocido el caso de una mujer de Wichita, Kansas, Estados Unidos, que falleció a causa de un ataque cardiaco mientras veía el clímax del filme, durante una función especial patrocinada por la cadena de radio ClearChannel para la que la mujer trabajaba. Otros miembros de la audiencia tuvieron que ser escoltados fuera del cine. No se conocían antecedentes de mala salud o padecimientos de la mujer que lamentablemente perdió la vida momentos después.

El maravilloso Robert Ebert dijo del drama de Gibson: “La película tiene una duración de 126 minutos, y adivinaría que al menos 100 de esos minutos, tal vez más, se enfocan específicamente y gráficamente en los detalles de la tortura y la muerte de Jesús. Este es el film más violento que he visto.”

En general, el drama de Gibson, fue aplaudido y criticado por su violento y sangriento retrato de las últimas horas de Jesús. La Academia del Óscar lo nominó a mejor fotografía, mejor banda sonora original y mejor logro en maquillaje.

 

1 The Exorcist (1979)

Tal vez el caso más famoso en el cine, sea adjudicado al clásico de terror por excelencia, The Exorcist (1973).

William Friedkin llevó a la pantalla grande la adaptación de la novela de William Peter Blatty—que también adaptó el guión para el largometraje—cuyo relato gira en torno a una adolescente que es poseída por un demonio, por lo que su madre desesperadamente acude a dos sacerdotes para salvarla. La película conmocionó a las audiencias al instante, convirtiéndose al mismo tiempo en todo un fenómeno cultural a nivel global y una cinta que simplemente no podías dejar pasar.

Sin embargo, no todos los espectadores se encontraban preparados para lo que verían al entrar a la sala del cine. Lo gráfico y detallado de sus escenas, incluyendo la memorable secuencia en la que la pequeña Regan vomita sobre los sacerdotes, probó ser demasiado para algunos, pues se reportó de varios miembros—en la ciudad de Nueva York—que salieron despavoridos del cine, mientras otros tantos sufrieron desmayos o regurgitaron. La noticia de lo acontecido voló por los medios de comunicación del mundo, y para cuando fue turno de estrenar el film en el Reino Unido, los encargados del lugar se aseguraron de tener ambulancias en caso que alguien lo necesitara.

Te invitamos a echar un vistazo a un interesante vídeo que recopila el impacto cultural de la película de terror:

Advertisements
Anuncios

Tagged: