Compartir es bueno
Share on facebook
Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on whatsapp
Anuncio
Comprobado: en el Espacio nadie escuchará tus gritos
Comprobado: en el Espacio nadie escuchará tus gritos

El ser humano es un ser de estímulos, por lo que necesita de ciertos elementos para aceptar el que algo está pasando, y el sentido del oído es uno de los que más aportan al respecto. Por ello, los cineastas tienen que poner especial cuidado en generar ciertos efectos para que los espectadores realmente lo decodifiquen. Pero curiosamente, el cine se ha encontrado con ciertos elementos que no ocurren en la vida real, pero que son tan esperados, que si llegan a faltar en una cinta, sonará irreal. Los ejemplos son más de lo que nos imaginamos, y tan sutiles, que muchos de nosotros no nos percataremos hasta que lo lleguemos a mencionar.

  • Un cuchillo, al entrar al cuerpo humano, sólo genera un ruido audible al tocar hueso, pero el cine nos ha acostumbrado al sonido seco, seguido del desgarramiento, que aparece en prácticamente todas las escenas de apuñalamiento.
  • Cualquiera que haya usado un control remoto, sabe que es prácticamente inaudible, pero en el cine, es común que escuchemos el click, para que realmente nos conste que ocurrió.
  • El sonido de las aves al despegar es mínimo, pues parte de los requisitos del vuelo es interactuar de forma fluida con el aire, por lo que el tradicional “aleteo” del despegue es imposible de escuchar en condiciones normales.
  • En el Medioevo, las fundas para espadas eran básicamente de cuero, por lo que al desenfundar, generaban un sonido sordo y apagado, no el espectacular deslizamiento de metal contra metal que vemos en el cine. Y como detalle adicional, las katana japonesas se enfundaban en madera, por lo que el sonido es también imposible.
  • El sonido requiere de un medio para transmitirse, y el aire es el más usual del mismo. Por ello, una explosión en el espacio es completamente inaudible.
  • El laser es básicamente luz, por lo que un disparo de uno de ellos, producirá a lo más un ligero zumbido casi inaudible, por el calentamiento de los emisores, pero que no sería tan claro como en el cine.
Advertisements
Anuncios