Usualmente, las cintas que abordan las brechas generacionales acaban siendo una moraleja sobre la comprensión, y como la gente debe de buscar los puntos en común, y tratar de tolerarse en lo posible. En Starlet, sin embargo, Sean Baker se atreve a jugar con una verdadera amistad entre dos mujeres con una enorme diferencia de edad, pero que pueden darse mucho una a otra. La cinta es muy emotiva sin llegar a lo sensiblero, y sería una pena que se dejara pasar, pues no ha recibido la difusión que se merece. No dejen de verla si tienen la oportunidad.

 

STARLET

Tagged: