La televisión está cambiando. Ahora, se ve en más de un solo lugar, más de una vez, y muy lejos del modelo de 200 canales que, hasta hace no tanto tiempo, parecía estándar. La aparente verdad de los ratings ha sido reemplazada con una variedad inmensa, y las grandes series de televisión no sostienen aquel título por los temas que enfrentan, sino por cómo los enfrentan. Stranger Things, la serie más reciente de Netflix, es consecuencia de ese cambio, aunque ciertamente no fue el primer proyecto en provocarlo. Su ambientación en los 80’s ha invitado a hacer referencias de E.T.Los Goonies o Stand By Me. Pero en términos de voluntad narrativa, de poder decir lo que se desee sin preocupación o dependencia de una “satisfacción pública” inevitablemente ambigua, resulta difícil no comparar a la serie con Twin Peaks, que regresará (idealmente, de manera triunfal), en unos meses, décadas después de plantar la revolución narrativa que permite el éxito y la existencia de genialidades como Stranger Things. La serie es un excelente aperitivo, y la nueva Twin Peaks tendrá que ser un banquete glorioso.

Once, uno de los personajes más intrigantes de Stranger Things, interpretado por Millie Bobby Brown, una de las mejores actrices de la historia
Once, uno de los personajes más intrigantes de Stranger Things, interpretado por Millie Bobby Brown, una de las mejores actrices de la historia

La trama de esta primera temporada, repartida en 8 capítulos que se convierten en una de las mejores experiencias para hacer binging, es al final simple, pero no por ello carente de misterio. Después de estar jugando una variante de Calabozos y Dragones con sus amigos, Will (Noah Schnapp) regresa a su casa en la noche, un trayecto normalmente rutinario, hasta que se encuentra con un monstruo extraterrestre que provoca su desaparición. A partir de ese punto, la responsabilidad de encontrar a Will cae en manos del Jim Hopper (David Harbour), sheriff de un pequeño pueblo en Indiana con su propia carga de problemas, la desesperación casi ahoga a su madre Joyce (Winona Ryder) y su hermano Jonathan (Charlie Heaton), y la ansiedad por desenredar el misterio rodea a los amigos de Will: Mike, (Finn Wolfhard), Lucas (Caleb McLaughlin) y Dustin (Gaten Matarazzo), quienes pronto se vuelven parte de un intento gubernamental por ocultar el incidente extraterrestre, y encuentran la amistad de una misteriosa niña, simplemente identificada como Once (Millie Bobby Brown)

Winona Ryder da una de las mejores actuaciones de su carrera en Stranger Things
Winona Ryder da una de las mejores actuaciones de su carrera en Stranger Things

La narrativa de Stranger Things coleccionará elementos e incluso escenas de otras obras, pero lo que la separa por mucho de ser cualquier imitación, ya sea de E.TStand by MeTwin Peaks, o demás ejemplos, es el punto de vista. Aunque Winona Ryder ofrece una de las mejores actuaciones de su carrera (lo mismo se puede decir de Harbour), y la sub-trama adolescente entre Jonathan y Nancy (Natalia Dyer), la hermana mayor de Mike (y, en un universo paralelo, una potencial prima lejana de Donna Hayward) es ciertamente interesante, el corazón de la historia yace en las aventuras de Mike, Lucas, Dustin, y Once. Más allá de su amor por la cultura y el periodo que ambienta la serie, Los Hermanos Duffer (creadores) entienden sin lugar a dudas el impacto que esta tiene en una determinada edad, y, hacia afuera, qué significa tener 12 años, en cualquier época, y esa visión permea durante toda la trama, en formas de humor, miedo, inocencia, y una pureza emocional que se aleja del cliché y la inverosimilitud. Stranger Things es una historia donde los niños tienen el poder de la razón, porque no hay pretexto para que no la tengan. Y así, su razón resulta en quizás la mejor serie del año.

STRANGER THINGS

Creada Por: Los Hermanos Duffer

Producida por: 21 Laps Entertainment

Elenco: Winona Ryder, David Harbour, Millie Bobby Brown

CLASIFICACIÓN CINE3: 5/5

Advertisements
Anuncios

Tagged: