Hereditary también aterrorizó a los directores de Hollywood