Anne Rice

Cuatro remakes en marcha de clásicos de terror de los años 90

Aunque a muchos les parezca una falta de creatividad en Hollywood, los remakes están aquí para quedarse, por lo que tal

El verdadero Lestat

«Mi esposo, Stan fue el modelo físico de Lestat.Aquí en una foto de 1978». Anne Rice Ahora que se han levantado

A propósito de Twilight. Los libros de Stephanie Meyers

twilight-movie-poster.jpg 

El estreno de Twilight (Crepúsculo) en México es inminente. La historia está basada en el primero de los libros que conforman –hasta ahora- una trilogía que narra el romance entre un vampiro y una chica humana. Es pues un buen momento para hablar de los libros y de su autora.  Stephanie Meyers es la autora de Crepúsculo, Luna Nueva y el muy reciente Eclipse, que apenas se lanzó en librerías el mes pasado.

Los libros son todo un éxito de ventas en todo el mundo, incluido México. Luna Nueva y Eclipse están en la lista de los 10 más vendidos en nuestro país, dato que no puede dejarse pasar inadvertido si pensamos que en general, el mexicano  promedio lee muy poco.  

En la solapa de la edición en español, se lee algo sobre la autora: Es licenciada en filología y su éxito literario ya hace que sea nombrada la “Anne Rice para adolescentes.”Y la verdad es que hay algunas cosas que la asemejan a Rice, además de que, por supuesto, ambas escriben sobre vampiros. Las dos autoras comparten también un estilo literario que está muy lejos de considerarse culto. Son libros de fácil lectura, con un lenguaje sencillo y sin muchas pretensiones de estilo. Sin embargo Rice se documentó más para poder escribir las distintas etapas históricas en las que viven sus vampiros, mientras que Meyers los sitúa en el presente, las alusiones al pasado son intimistas, ligadas a los personajes y no contienen muchos elementos de contexto histórico. La comparación puede parecer injusta, pero es absolutamente inevitable. Los vampiros de Rice son además más góticos, mas oscuros, mas conflictivos, mas perturbados por su naturaleza mística. Los de Meyers son más simples y menos complicados, parecen menos atormentados, más preocupados por cuestiones más simples derivadas de su interacción con los humanos.