Embriagado de amor por esos feroces galgos morados