Caligula

Grandes escándalos del cine: Calígula

El cine porno – llamado ahora de forma políticamente correcta «cine para adultos» – es tan viejo como la misma cinematografía,

70 años de Malcolm McDowell

Un día 13 de junio vendría ak mundo, en Leeds, Inglaterra Malcolm John Taylor, que sería más conocido como Malcolm McDowell.

Tinto Brass quiere ser el primero en hacer una película erótica en 3D

[picapp align="right" wrap="false" link="term=tinto+brass&iid=2217683" src="3/e/b/2/Rome_Film_Festival_b959.jpg?adImageId=9638207&imageId=2217683" width="380" height="559" /]

No fue Bigas Luna como muchos hubiesemos deseado. Se trata nada más y nada menos que de una vieja gloria venida a menos. El realizador Tinto Brass está de regreso, ahora para volver a filmar el remake de uno de sus proyectos famosos y a la vez fallidos: Calígula.

Tinto Brass, uno de los máximos exponentes del cine erótico de los 70s, ha anunciado que hará la que califica como primera cinta erótica en 3D digital, y la primera con esta tecnología de cualquier género en Italia.

Brass quiere literalmente sacarle el jugo a las tres dimensiones, conocedor de las nuevas sensaciones que podría despertar en los espectadores.

El director quiere volver a filmar "Calígula", porque nunca quedó a gusto con el resultado final luego de la manipulación que sufriera a manos de  su productor americano, al añadirle imágenes pornográficas.

El publico ya maduró... y por fin puede ver la versión sin cortes de Calígula.

Portada del DVD de 'Imperial Edition of Caligula'.

29 años pasaron para que en Gran Bretaña se autorizara la venta de la legendaria versión sin cortes de Calígula, la ahora llamada Versión Imperial sin cortes (Imperial Edition of Caligula, se llamará en inglés), de acuerdo a varias notas de prensa del día de hoy.

La historia del filme es una de las más escandalosas en la industria del cine. Cuenta la leyenda que la película original, basada en el guión de Gore Vidal y protagonizada por Malcom Macdowell, Helen Mirren, Peter O'Toole y John Gielgud, tenía la intención de ser un drama histórico, sobre las andanzas del emperador romano, cuyo periodo de Gobierno, entre los años 37 y 41 DC, se caracterizó por todo tipo de escándalos sexuales. Se escogió para ello a un elenco que representaba lo mejor de la actuación británica y se anunció como una super producción.

Y es que independientemente de las escenas porno y las orgías, la figura de Calígula es por excelencia la del repudio colectivo a los excesos del autoritarismo. Todas las aberraciones atribuidas a su persona, no son más que las expresiones de un abuso del poder que trasgrede límites, que es impune, que enloquece porque se se ejerce sin medida.