Black Christmas, la vuelta de un clásico