de culto

Begotten. Sin esperanza ni redención.

  Begotten. USA (1991) Dir:  E. Elias Merhige Todas las culturas humanas contruyen mitos alrededor del origen  primigenio de todo: el

Repulsión. El camino hacia la locura.

Repulsión. Repulsion. UK (1965)

  • Dir. Roman Polanski
  • Reparto: Catherine Deneueve, Ian Hednry, John Fraser, Patrick Wymark

Calificación 5/5

Una de las cosas que resultan más fascinantes dentro del género del horror es su variedad. Los miedos y temores humanos comprenden una amplia gama de situaciones, lo que posibilita abordar muchos temas, y presentar a veces lo mismo, pero cada vez desde una perspectiva diferente.

Uno de esos temores, compartido por una amplia mayoría de personas, es el miedo a la locura, el temor a perder la razón y quedarse por siempre en el limbo de las obsesiones. Y la verdad es que pocas veces vemos en el cine una visión intimista del proceso, la mayoría de los relatos sobre enfermedades neurólogicas y mentales se abocan a la reacción exterior, el drama familiar y social que supone convivir con una persona con esas caraterísticas.

Viernes 13. El legado de Jason y nuestro miedo a la mala suerte

Friday the 13th

El viernes 13 es un día singular.  Y  aunque especialistas diversos se han dedicado a tratar de encontrar el origen de la creencia popular que asocia al viernes 13 con la mala suerte, en realidad no hay un consenso definido. Diferentes orígenes lo relacionan con ritos paganos anteriores al predominio de las relgiones judeo cristianas. El número 13 y su maldición para algunos proviene del número de comensales en la última cena, donde el 13 era Judas, el traidor. Hay también la explicación de que fue un viernes 13 cuando capturaron a los Templarios, o que la carta 13 del Tarot simboliza la muerte.

Pero la modernidad nos trajo un nuevo motivo para asociar la fecha, con terror, dolor y sangre - mucha sangre, de hecho. En 1980, Sean S. Cunnigham estrena Viernes 13 ( Friday the 13th), importantísima película del género de terror y una de las pioneras en el tema de mostrar un despiadado sicópata de sangre fría, asesino de masas que no parece haber venido al mundo más que para matar.

Es así que el mundo conoce a Jason Vorhees, un desafortunado niño que muere ahogado en un campamento. Y la verdad eso de que muere nunca queda claro, porque si bien en la primera película los crímenes son cometidos en realidad por la trastornada madre (Pamela Vorhees), que nunca puede superar la muerte del chico, a medida que transcurren las secuelas, nunca entendemos si Jason es un ente sobrenatural que revive siempre, o deveras son muy torpes tratando de matarlo.