Julián Hernández

Hoy arranca el Festival Internacional de Cine de Morelia 2009

La Ciudad de Morelia ya está lista
La Ciudad de Morelia ya está lista

La Ciudad de Morelia ya tiene todo listo para recibir a los visitantes que año con año se dan cita en en esta hermosa ciudad colonial para disfrutar de lo mejor del cine mexicano y del mundo.

El día de ayer, se declaró formalmente inaugurado el  Instituto Mexicano de  Investigación Cinematográficas y Humanísticas (IMICH) que contará  entre su oferta académica, con la primera Licenciatura en Cine  en la México. En el acto estuvieron presentes Daniela Michel, Directora del Festival Internacional de Cine de Morelia,  Lauro Zavala, Presidente de SEPANCINE y Sandra Cañedo, hija del maestro Roberto Cañedo quien donó material a la escuela a manera de contribución a lo que será el museo del IMICH. También se contó con la presencia del Gobernador Leonel Godoy.

Hoy será la gran inauguración, donde todo mundo espera ver a Quentin Tarantino desfilar por la alfombra roja. La función de gala será con la presentación de la cinta Inglorious Bastards (Bastardos sin Gloria). Dicen fuentes informadas ( llámese la recepcionista del Hotel Catedral) que se rumorea que  Tarantino podría venir acompañado de Brad Pitt... así que si el rumor resulta cierto, seguro habrá tumultos durante la inauguración. Además este año el festival hará un homenaje a la actriz Fanny Cano, quién seguramente también desfilará por la alfombra roja.

Bien recibido el cine latino en la Berlinale

La crítica ha sido elogiosa con  Rabioso Sol, Rabioso cielo, trabajo del mexicano Julián Hernández;  y con La teta asustada, película de la peruana Claudia Llosa.  Ambas películas está en competencia para obtener el prestigiado Oso de Oro de la Berlinale.

De acuerdo a información publicada en la Jornada, una revista especializada que circula en la Berlinale, publicó los siguiente sobre el trabajo del mexicano: “Deseo, preocupación, anhelo, desesperación; Julián Hernández lleva con su historia Rabioso sol, rabioso cielo a una evocación del espíritu de sus cineastas antecesores, desde Murnau hasta Cocteau, pasando por Passolini o Fassbinder”.

La cinta  trata la historia  de tres jóvenes que se buscan para pagar cuentas pendientes. La primera parte de la cinta se desarrolla en un ambiente urbano, la ciudad de México, y está filmada en blanco y negro. En la segunda parte, Hernández  traslada a sus personajes a un viaje onírico, donde ya todo es colorido. La combinación de blanco y negro y color es lo que parece sustentar a la crítica para afirmar que se nutre del legado de cineastas consagrados. Y también hay que decir que el amor funge como el hilo conductor de la historia. Si quieren conocer más de la película y de otros de los trabajos del director, hagan click aquí.