La muerte de Iron Man podía haber sido más escalofriante