Mötley Crüe, nada para la nueva moda