Cuando Sean Astin iba a dirigir Los Cuatro Fantásticos