Critica: Lovelace, la crueldad de la pornografia