Mickey Mouse

Los ratones y el cine

Tales of Despereaux 

Hoy, la Jornada publica una interesante entrevista con Sam Fell, director de Despereaux: un pequeño gran héroe, próxima a estrenarse en nuestro país. Fell habla para la Jornada de muchas cosas relevantes, como que "los niños no solo necesitan chistes y cosas rápidas para entrenerse" afirmación con la que estoy completamente de acuerdo.

Pero independientemente de recomendar la lectura de la entrevista completa, hay otra cosa que me llamó la atención, y es que Fell por ahí comenta que "los ratones se prestan bien para la animación; ha habido muchos personajes. Esta historia de Despereaux da la casualidad de que también tenía un ratón. Así que ahora tenemos otro. Los ratones son bastante tiernos. Creo que siempre van a existir en las animaciones, pues es muy fácil darles una cualidad humana."

Me dejó pensando en todas las veces que aparecen ratones en películas animadas, emepzando ¡claro! por el mundialmente conocido y admirado Mickey Mouse, ícono de la industria de entrenimiento infantil más grande del mundo. Pero Mickey es un ratón estilizado. Con el paso del tiempo, los ratones tenían que verse más como ratones verdaderos y es así que por ahí tenemos a los ratoncitos de La Cenicienta, o los de Bernardo y Bianca. Jim Henson hizo animatronics de ratón para Las Brujas, y su hermano aprendió bien la técnica al crear unos ratones que cantan ópera en Babe, además -por supuesto- de la granja entera.