Cómo el fracaso de los Cuatro Fantásticos afectó a Gambit