Tres razones por las que no debió existir una secuela de Independence Day