Los creadores de Game of Thrones rompen por fin su silencio