Simon Kinberg acepta la culpa por el fracaso de Dark Phoenix