The Cloverfield Paradox: diez años después sabemos el por qué