Terminar la tercera temporada de BoJack Horseman deja al espectador con el mismo vacío que carga el protagonista de la serie. Lejos de saber con exactitud cuándo se estrenará la inminente cuarta temporada, no queda más que escribir y recomendarle a cualquier amante de la animación adulta que lea estas líneas, que cabalgue en esta agridulce historia original de Raphael Bob-Waksberg  para Netflix.

Bienvenidos a una entrada más de CINE3, estas son, cinco razones por las que debes ver BoJack Horseman—en especial si consideras que te gusta el humor negro—.


5.- Es fácil identificarse con el protagonista

Aunque la historia de un caballo antropomorfo protagonista de su propio sitcom en los años 80, no sea algo común entre los mortales, es el punto de partida dramático para una serie de escenas autodestructivas, cínicas y como la vida misma: que dejan huella.

Nuestro antihéroe está sumido en una espiral de alcohol, drogas, tabaco y sexo casual que lo perfilan en un principio como una bomba de tiempo a punto de estallar. Nuestro papel se reduce a asistir al delirio cuando episodio a episodio somos testigos de cómo se va hundiendo cada vez más y más. 

El chiste acá es que como seres imperfectos nos vemos reflejados en cada mala decisión, en cada situación que empeora por nuestra culpa, en los amigos que nos aconsejan pero decidimos ignorar, en fin, la trama funciona en la medida que identifiquemos lo peor de nosotros en pantalla. De alguna manera es terapéutico poder asemejar algunos problemas con lo personales y darse cuenta que la vida de los otros no es un cuento de hadas.

«Paso un montón de tiempo con el verdadero yo y créeme, nadie va a amar a ese tipo»

 

4.- Los personajes secundarios, no son relleno

BoJack Horseman (a quien le da voz Will Arnett) no es el único caso atractivo de la serie, sus personajes secundarios también desbordan carisma y ¿cómo no? problemas.

Todd Chávez 

El mejor amigo de Horseman, con una inexplicable mala suerte Chávez (con la locución de Aaron Paul) es el detonante y a veces solución de muchos incidentes en la trama. Su relación con nuestro protagónico es trampolín para explorar el mejor rostro del amargado equino—aunque muchas veces también es el centro de las decisiones más nefastas de éste último—.

Con una personalidad muy caricaturesca, descafeinada e inconsciente—de ahí su gran problema: la ingenuidad—no es de extrañar que algún televidente vea en Chávez a un amigo cercano o el reflejo de si mismo.


Diane Nguyen

La mejor amiga de Horseman, además de ser por un tiempo su interés amoroso—más adelante en la trama entendemos cómo funciona eso—, Nguyen (interpretada por Alison Brie) es la voz de la razón en la caótica vida de Horseman. Una definición más mordaz de ella sería que es Daria pero asiática (comentario que le propina otro personaje femenil).

Su relación con Horseman es tóxica en la medida que cuando están juntos sacan lo peor de cada uno. A veces un poco egoísta, exagerada o subestima a los demás por su inteligencia, pero, aún así representa la fragilidad de una mujer que lucha contra un mundo que la infravalora.


 Mr. Peanutbutter

El amigo incondicional que Horseman no pidió, éste último se lo dice cada vez que tiene oportunidad. Mr. Peanutbutter (encarnado por Paul F. Tompkins) es la antítesis de Horseman; parece que Mr. Peanutbutter hubiera visto Yes Man de Jim Carrey, porque le dice sí a todo y ello le abre un menú de posibilidades, contactos y aventuras (además de ser la pareja de Nguyen).

Aunque este optimista empedernido de buenas a primera parezca carecer de profundidad, lo cierto es detrás de su complacencia, frágil voluntad y simpleza se esconde un ser insatisfecho, triste y que teme a la soledad.


 Princess Carolyn

Princess carolyn (con Amy Sedaris detrás hablando) no sabe cómo llevar su vida así que vive de decirle a los demás cómo llevar las riendas de sus decisiones. Además de ser el agente de Horseman que le consigue año tras año los papeles que él rechazará por juzgarlos de inferiores, es ocasionalmente su compañera de cama.

Analizando la relación amor-odio entre Horseman y Carolyn es que se llega a entender cómo funcionan las relaciones entre el caballo y las damas con las que se enreda. Lo especial de ella es que una vez cae se vuelve a levantar y, siempre está preparada para encontrarle solución a los obstáculos, pero su error fue enamorarse de un potro que no se ama así mismo y arrastra a sus seres queridos a su caos.


Aunque se dejan afuera algunos terciarios, ello no significa que carezcan de complejidad o no apoyen el relato, tal vez algunos personajes es mejor irlos descubriendo con forme avanzamos capítulo a capítulo.


 

3.- Cautiva, sin necesidad de recurrir a clichés 

Los arcos dramáticos en BoJack Horseman son uno de sus puntos fuertes, son llevados a cabo con tal sutileza que te encuentras varias veces con tu reflejo devolviéndote una mirada de sorpresa; desde descubrir el inicio del fin de Horseman, lo cual nos narran a base de flashback de su niñez, su ídolo Secretariat, primeros años en la actuación, Horsin’ Around, The BoJack Horseman Show, hasta su posterior caída.

Al mismo tiempo descubrimos cómo llegó Horseman a odiarse a si mismo, cómo esto afecta a su círculo social, y como se estancó en un mundo de excesos.

No es lo que te cuentan sino cómo te lo cuentan; hay desenlaces que son puestos en escena de una manera que de verdad mueven fibras sensibles, reservados para aquellos que siguen viendo. El secreto acá es que  sugieren más de lo que afirman y dejan que nosotros atemos los cabos.


2.- No es sólo humor negro

Aunque a primera vista parece otra animación para adultos meramente provocadora, lo cierto es que a veces se inclina más por los demonios personales de Horseman o las desventuras de su círculo social.

La serie aborda con franqueza los problemas que abordan nuestros protagonistas, dejando al lado las risas por un momento para entregarnos unos segundos de reflexión.

El humor políticamente incorrecto no es dejado de lado, se agradecen algunas críticas camufladas dentro de este colorido mundo, además, es un acierto que a veces choquemos con opiniones contrarias a las esperadas en la resolución del conflicto.

Los diálogos son parte fundamental para entender la oscuridad de ciertos personajes, además de que nos esconden pistas de qué está pasando y porqué.


1.- Es terapéutico verla

Más allá de sentir una conexión con el protagonista, con sus secundarios, evocarnos sentimientos o además de reír, reflexionar, estamos esta una pieza audiovisual que sirve de catarsis.

Porque una conclusión a la que podemos llegar luego de ver un par de episodios, es la de que el problema no son los percances de la vida, sino, nuestra actitud hacía esos infortunios que todos compartimos.

Parece básico lo escrito líneas atrás, pero, a veces lo olvidamos y nos quedamos encerrados en nosotros y dejamos de madurar.

Finalmente, de verdad estamos ante animación para adultos porque los temas, personajes, situaciones, resoluciones y clímax con forme avanzan se sienten cada vez más cercanos a la intimidad del adulto contemporáneo.

Advertisements
Anuncios

Tagged: