images[6]

La noticia es que Rob Zombie vuelve a la pantalla. 10 años han pasado ya desde que el inefable Rob Zombie nos sorprendiera con su «House of 1000 Corpses» con aquella estética diletante plagada de una imaginería rococó que desafiaba al común de los sentidos por irreverente e incorrecta. Entre medias, un más que decende remake del Halloween del maestro Carpenter que intentó estirar con poco éxito en una controvertida segunda parte en 2009.

Rob Zombie profundiza en Lords of Salem en esa estética tan peculiar que mostrara e la que fuera su debut cinematográfico, dándole una nueva vuelta de tuerca y refinando el maltrecho subgénero de terror satánico. Extravagancia en las imágenes que nos devuelven al Rob Zombie veinteañero que rompía moldes con su inclasificable rock; imágenes que resultan controvertidas, cuidadas y espectacularmente provisionadas con la ayuda de Brandon Tost, que ya destacara por su contribución como director de fotografía en la segunda parte Ghost Rider.

images[10]

Con reminiscencias claras del clásico de Roman Polanski, ´»Rosemary’s Baby» (1968), Lord of Salem nos narra una historia de satanismo, brujería y hechicería, con ese terrorífico paralelismo a las historias bíblicas. Y es que, recordemos lo que se comentaba en «El Día de la Bestia» de Alex de la Iglesia (1995), el diablo tiende a imitar y parodiar los hechos del cristianismo. Con este paralelismo en mente, Lords of Salem se convierte casi en un juego antropológico donde el terror es un vehículo al servicio de Rob Zombie para así llegar a un polémico climax al final de la película de marcado caracter surrealista y más propio de un videoclip que del cine narrativo própiamente dicho.

imagesCAWKWZUV

No obstante, la película lleva demasiado marchamo de la casa «Zombie». Tal vez sea por el hecho de que el director sea también productor, guionista e incluso participe en parte de su banda sonora, pero la película resulta por momentos excesivamente visceral y predecible, y parece dejar de lado que el cine debe de resultar en la narración de unos hechos, para volcarse más en el aspecto púramente visual e icónico.

Dicho esto, nos encontramos con la protagonista Heidi ( Sheri Moon Zombie, mujer de Rob Zombie en la vida real) que trabaja como locutora de un programa de radio musical centrado en música metal, cuya vida cambia radicalmente a raiz de la llegada a la emisora de un misterioso disco que contiene sonidos que al principio son catalogados como experimentales, pero que ejercen un poderoso hechizo sobre la presentadora. Sheri Moon Zombie, que ya ejerciera como protagonista en el remake de la saga Halloween anteriormente mencionada, interpreta correctamente su papel, disimulando alguna carecia gracias a la buen labor de su marido.

En definitiva, una película que hará las delicias de adoradores del maligno, fanáticos de zombie, y amantes del cine de terror, pero que a buen seguro causará revuelo en aquellos que sean píos y conservadores.

Advertisements
Anuncios

Tagged: