El domingo por la noche se dio a conocer a través de medios especializados estadounidenses, que The Weinstein Company se declarará en bancarrota, a pesar de varios esfuerzos por poner a la venta su compañía, luego de la polémica que golpeara a Harvey Weinstein, uno de sus fundadores, quien fuera acusado por más de 80 mujeres por acoso o abuso sexual a partir de la pieza de investigación conducida por The New York Times y The New Yorker, publicada en octubre de 2017, en las que actrices como Ashley Judd, Mira Sorvino, Gwyneth Paltrow, Asia Argento, Rosanna Arquette, y muchas más, rindieron sus valientes testimonios.

Las novedades llegan después que se desplomara un acuerdo con los inversionistas Ron Burkle y Maria Contreras-Sweet, por la venta de la empresa, valorado en $500 millones de dólares. A través de una carta enviada por TWC a los inversores y obtenida por Variety, es que entendemos que la razón principal por la que no se pudo concretar el acuerdo, se debe a que Burkle y Contreras-Sweet se negaron al financiamiento interino que la compañía solicitaba para cerrar el trato.

David Glasser (izquierda), presidente y jefe de operaciones de TWC, y Harvey Weinstein (centro) y Bob Weinstein (derecha), fundadores de la compañía.

 

La carta de TWC dice lo siguiente:

“Basados en los eventos de la semana pasada, debemos concluir que su plan para comprar esta compañía era ilusoria, y sólo dejaría a estar compañía cojeando hacia su desaparición y causando daños a todos los constituyentes. A pesar de sus declaraciones previas, es simplemente imposible evitar llegar a la conclusión de que no tiene la intención de firmar un acuerdo –muchos menos cerrar uno– y no desea salvar activos y trabajos valiosos.”

El comunicado explica que la única opción viable es la bancarrota:

“Es lamentable, pero no está en nuestro poder cambiarlo. Lamentamos profundamente que sus acciones hayan conducido a este desafortunado resultado para nuestros empleados, nuestros acreedores, y cualquier víctima. Ahora buscaremos la única opción viable de la junta para maximizar el remanente de la compañía: un proceso de bancarrota.

La compañía fundada por Harvey Weinstein se declarará en bancarrota.

 

A partir del escándalo de Weinstein, la compañía –que ha producido múltiples producciones ganadoras al Óscar– tocó fondo. Unas semanas más tarde a las publicaciones del New York Times y el New Yorker, The Weinstein Co. reportó tener una deuda de $520 millones de dólares, una cifra que esperaba recuperar con la venta valorada en $500 millones de dólares, según reportes del mismo medio especializado.

De momento no se han dado a conocer más detalles sobre el futuro de TWC, una empresa que durante muchísimo tiempo se le consideró uno de los máximos estandartes en la industria hollywoodense.

¿Qué le depara ahora? Sólo el tiempo lo dirá.

INFORMACIÓN EN DESARROLLO…

Advertisements
Anuncios

Tagged: