Hacer una película no es fácil. No hace falta que cojamos papel y bolígrafo, escribamos un guion, lo vendamos a una productora, que a su vez nos contrate como directores, comencemos a rodar un proyecto, lo terminemos, y lo estrenemos, para saber que hacer una película no es fácil. Es verdad, nos hemos saltado muchos pasos.

A lo que vamos es a que el cine nos ha enseñado muchas veces algunos entresijos de cómo se hace una película. Hay una gran cantidad de producciones cinematográficas que cuentan cómo se realiza un determinado proyecto. En este caso, traemos tres grandes películas que sirven como ejemplo de esta afirmación.

Tres lecciones de tres maestros.

la-noche-americana

3. La nuit américaine

Hay veces en las que el cine consigue imponerse a la vida. Esta podría ser una de las frases del cineasta François Truffaut. Esta película estrenada en 1973 cuenta de una forma bastante romántica todo lo que sucede durante la realización de un proyecto. Es importante mencionar que esta producción pudo haber terminado con su relación con Jean-Luc Godard.

La historia cuenta cómo un director de cine lucha para completar su película mientras que hace frente a un sinfín de crisis, personales y profesionales, entre el elenco y la tripulación técnica. Se mostrará la película que se está rodando al mismo tiempo que el comportamiento de las personas que se encuentran en el set. El director debe responder constantemente a preguntas acerca de todos los detalles de atrezzo, decorados, la cámara, la iluminación, el vestuario y, además, estará en una constante y delicada negociación con los actores.

Sunset Boulevard

2. Sunset Boulevard

Una de las grandes películas del legendario cineasta Billy Wilder también es una de las grandes películas que nos cuenta cómo se realiza una película. Una frase que podría resumir sobre qué trata esta producción cinematográfica considerada una obra maestra es: «Yo soy grande. Son las películas las que se volvieron pequeñas».

La historia está narrada a modo de flashback por su protagonista, un joven escritor, bastante mediocre, al que le persiguen las deudas. Cuando parece que está a punto de caer en la bancarrota, el joven tiene un golpe de suerte mientras pasea por el lujoso Sunset Bulevard. En una majestuosa mansión ubicada en este lugar vive Norma Desmond, una vieja gloria del cine mudo que tras la decadencia de este tipo de género ha sido prácticamente olvidada. La artista vive sola con su criado Max von Mayerling y anhela volver al mundo del cine. Para ello ha escrito una obra titulada ‘Salomé’ con la que pretende relanzar su carrera.

1. 8½

Una de las obras maestras de Federico Fellini que también nos cuenta cómo es el universo que se crea durante la producción de una película. Estrenada en 1963, también está considerada una película de culto. Hay quien dice que el protagonista es un alter-ego del propio cineasta italiano.

El director de cine Guido Anselmi se encuentra en una crisis. Su productor espera de él una nueva película y Anselmi no tiene idea de lo que va a filmar. De momento, decide hacer una película utópica y hace construir una inmensa rampa de lanzamiento de cohetes. Pero Anselmi tiene también dificultades en su vida privada. Su salud no está bien del todo y por ello se encuentra en un balneario. Además, tiene una relación con la pequeño burguesa Carla, su esposa Luisa le dice la verdad sobre su egoísmo, sus mentiras y su pedantería. Sus imágenes ideales se le esfuman de las manos. Guido se hunde en imágenes de su infancia, en sueños y en pesadillas que se mezclan con la realidad.

Una de las frases más importantes de la película es «¿Una crisis de inspiración? ¿Y si esto no fuera algo pasajero, señorito? ¿Y si fuera la caída final de un cochino farsante, sin olfato ni talento?».

Advertisements
Anuncios

Tagged: