Tron Legacy. Rebelión "new age" en la era digital

| |

Promocional de Tron: Legacy

Tron El legado. Tron Legacy. Usa (2010)

  • Dir. Joseph Kosinski
  • Reparto: Jeff Bridges, Garret Hedlund, Olivia Wilde, Bruce Boxleiter

Calificación 3.5/5 estrellas

Y a estas alturas, Disney y la industria en general, ya deberían haber entendido que no hay adelanto visual y técnico que soporte una mala, compleja y mal contada historia. Tron Legacy es un muy buen ejemplo de lo que sucede cuando se cuentan con recursos para hacer algo maravilloso y simplemente a nadie se le ocurre que parte de ese dinero puede servir para contratar un buen guionista.

La historia es la continuación de aquella Tron ochentera, que hasta es considerada como película de culto en algunos círculos cinematográficos y de cómo la cosa se complica en los años siguientes, con la desaparición de Flynn ( Bridges) y el casi colapso de Emcom, la compañía de la que es socio mayoritario. Su hijo vive con la carga de ser un huérfano rebelde que tiene el sueño de continuar con la obra de su padre: "democratizar" la red y sus contenidos para desaparecer la llamada brecha digital (¿Assange ya habrá visto la película?)

Este primera premisa, de verdad prometía. Un rebelde en la era digital que tiene la capacidad de  vislumbrar el poder de la red y su posibilidad de cambiar el mundo como lo conocemos, lo elevaría a la categoría de otros héroes de carne y hueso en contra de la inteligencia artificial, al  mejor estilo Matrix o Terminator. Sin embargo, el chico logra entrar a la red, encontrar a su padre y descubrir que  la yoga y la meditación lo han convertido en una especie de gurú biodigital que lucha contra su propia creación.

Juegos extraños y un complejo duelo de verdades y mentiras complejizan los motivos de los protagonistas, claro que estás tan maravillado con los efectos especiales, que ya se te olvidó el propósito inicial y que ya la democracia pasó a segundo término, porque ahora  sólo  se trata de salir y evitar la perdición del mundo dándole "delete" a un programa prefeccionista.

La generación ochentera seguramente recuerda a algún amigo o compañero que encontró en Tron la inspiración para estudiar ingeniería en computación o algo así. Es triste no encontrar en esta secuela algo que resulte tan inspirador para toda una generación como en la primera versión. Y peor aún, que cuando vamos a verla con nuestros hijos, ni siquiera podemos quedar como conocedores del tema (cosa que George Lucas nos concedió, por lo menos, con los primeros Episodios de Star Wars) aquí no nos queda de otra que mirar a nuestros nuevos geeks y confesar que tampoco entendemos nada.

Pero las salas están llenas y parece ser una buena opción para pasar el rato. Mucho efecto especial y eso a los niños les gusta, ni hablar.

Lo mejor:

  • Y el efecto más impresionante es: ¿cómo rejuvenecieron a  Jeff Bridges?
  • Dentro de todo es visualmente muy sorprendente. Tanto como para que se te olvide que la trama es inconsistente.
  • La música de Daft Punk y su actuación especial en el Club es de lo más recomendable.
  • Y la aparición de la máquina del viedojuego tradicional con Journey de fondo, es también otro gran momento.
  • La primera parte, que consigue enlazar la anterior película, darle sentido a la continuación y mostrar una premisa coherente. Lástima que no se sostenga llendo hacia las dos terceras partes de la película.
  • La frase: " a veces no hacer nada es otra forma de ganar"

Lo peor:

  • El tono "new age" de quien se reconoce como Creador... muy chocante la verdad.
  • Muy compleja para los más pequeños. De hecho, no es una película para niños pequeños. A menos que vayan a ver la versión subtitulada, preparénse para preguntas como: ¿y si son juegos porque no escogen uno de wii? ¿cómo se meten dentro de la computadora? ¿porqué se quieren salir? ¿esas espadas laser pueden también ser motos o lo que uno quiera? y la mas recurrente hacia la segunda mitad ¿ya se va acabar mami?
  • Olivia Wilde nunca parece de verdad un ser superior. Un hibrido extraño entre Mila Jovovich y Carrie Ann Moss es a lo que en realidad nos remite.
  • Y al final...no, bueno...¿ qué hay con los planes de cambiar al mundo de manera biodigital? se nos olvida con el amanecer...